"Enfermo y rebasado"

“Enfermo y rebasado”

Médicos afirman que sin "recursos no hay salud"

Miles de Manifestantes del movimiento #YosoyMédico17, durante la marcha, ayer, en la ciudad de México

MÉXICO (El Universal).- Miles de médicos se manifestaron ayer en el Zócalo capitalino, como parte de la movilización nacional de #YosoyMédico17.

Cuatro médicos de diferentes instituciones, coincidieron que el sistema de salud se encuentra colapsado por el desabasto de insumos, falta de personal y de hospitales.

Al grito de sin “recursos no hay salud”, miles de médicos aplaudieron a su compañero Rafael Cervantes, quien dijo que el juicio de los 16 médicos de Guadalajara es sólo el reflejo de que el sector salud está enfermo y rebasado.

Dijo que actualmente la Secretaría de Salud busca crear un área fiscalizadora de la atención médica

“Si va a fiscalizar a los médicos, que también vigile la falta de materiales con los que se trabaja, la falta de médicos y la gran demanda de pacientes”, mencionó Cervantes, quien integra el Colegio médico de México.

A nombre del comité organizador -conformado por 12 médicos- de esta marcha, Miroslava Solórzano leyó un discurso donde aseguró que esta movilización #Yosoy17 surge de la necesidad de unión del gremio médico.”No venimos a destruir instituciones, venimos a unir esfuerzos para dignificar y ennoblecer el acto médico, en apoyo de los 16 compañeros jaliscienses acusados por la muerte de un adolescente. Son 16 personas como tú o como yo, que en un intento por salvar la vida de un joven muy enfermo, ahora ven el bienestar propio y el de sus familias amenazado”, destacó.

Los médicos lograron ingresar al Zócalo, no sin antes haber jaloneos de la policía capitalina y la advertencia de los médicos de “los polis tienen Issste” y “nos vemos en Urgencias”.

Incluso, el médico Miguel Vázquez, del IMSS, recibió un golpe de un policía que le causó una herida de seis centímetros en la cabeza.

Casi a las 11 de la mañana los médicos llegaron a su objetivo, que finalizaron una hora después con un gran aplauso y el grito de “liberen a los médicos”.




Volver arriba