Alertan especialistas de riesgos para los riñones por automedicación

MÉXICO (Notimex).— Los efectos que la automedicación y el fenómeno conocido como ‘polifarmacia’, puedan tener en los riñones, preocupa a funcionarios y especialistas de la salud, pues aún se carece de reportes sobre los efectos adversos de varios tratamientos.

Durante la reunión Académica por la Salud Renal, organizada por la Asociación Ale, especialistas y autoridades del sector también exigieron modelos de atención integral para los pacientes con problemas renales, padecimiento que se ha incrementado en el país.

El doctor Ricardo Correa Rotter, jefe del departamento de Nefrología y Metabolismo Mineral del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición ‘Salvador Zubirán’ explicó que la polifarmacia –ingesta de varios medicamentos distintos- es más común en los adultos mayores.

Agregó que dichos pacientes necesitan vigilancia particular además de que es necesario un buen entrenamiento de los médicos para prever los potenciales efectos cruzados de los medicamentos, pero lo ideal es que la polifarmacia se evite o se minimice.

‘La polifarmacia es más frecuente en adulto mayor que en los jóvenes y es una consecuencia natural de la convergencia de diversas enfermedades que requieren tratamientos y varios fármacos’ dijo y puso como ejemplo a las personas que además de hipertensión y diabetes tienen alto el colesterol o los ácidos grasos.

Correa Rotter aseguró que la automedicación, común en México, influye negativamente en el fenómeno conocido como polifarmacia

Aseguró que el uso de múltiples medicamentos, en algunos casos puede llegar a dañar los riñones, aunque aclaró que la causa fundamental de la enfermedad renal son la diabetes y la hipertensión.

‘El no tener un conocimiento profundo de todas las interacciones de fármacos, sí constituye un riesgo sanitario que puede estar ligado a procesos formativos de los médicos, aunque sería injusto generalizarlo a todos los médicos’, dijo.

En el evento que se llevó a cabo en la Academia Nacional de Medicina, la comisionada de Evidencia y Manejo de Riesgos de la Cofepris, Rocío Alatorre, reconoció que hay médicos que no respetan la norma que los obliga a reportar cualquier reacción adversa que presente el paciente a un medicamento.

Destacó que no existe esa cultura de farmacovigilancia por parte de los profesionales de la salud, situación que representa un reto.

La funcionaria, resaltó que la mayoría de los grupos de medicamentos, se asocian con algún mecanismo fisiopatológico, donde interviene la salud del riñón, pues de las 852 reacciones adversas que se tiene reportadas, el 44 por ciento se asocia a desórdenes renales.

En tanto, el presidente ejecutivo de la Fundación Ale, Carlos Castro, refirió que en México, donde se calcula que nueve millones enfrentan la enfermedad renal, se requiere de atención integral urgente.

“No existe cobertura universal para quienes padecen enfermedad renal, dejando a la buena de Dios a miles de pacientes”, y aunque a través del Seguro Popular los menores de edad tienen acceso al trasplante renal, es necesario que también se atienda a la población adulta.

 

 




Volver arriba