Salinas se queja de boicot

Grupos quisieron descarrilar a su gobierno, afirma

Carlos Salinas de Gortari cuando asistió hace dos años al velorio de Miguel de la Madrid Hurtado

MÉXICO (EFE).- El ex presidente Carlos Salinas de Gortari, del PRI, afirmó ayer que varios grupos intentaron en 1994 descarrilar su gobierno debido al “intenso” proceso reformador que había impulsado a lo largo de su mandato.

En una entrevista con el diario “El Universal”, Salinas de Gortari, cuya gestión fue de 1988 a 1994, recordó que durante su gobierno impulsó una reforma que puso fin al reparto agrario, otra educativa y una más que sentó las bases de una nueva relación entre Estado y las iglesias.

Había “resistencia de los grupos que antes se beneficiaban de un sistema tan cerrado y anquilosado, que habían querido descarrilar las reformas”, apuntó.

Como no pudieron, “entonces decidieron descarrilar al gobierno, y eso es lo que intentaron en 1994″, un año en el que México vivió el levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y el asesinato de dos prominentes políticos muy cercanos al Presidente.

El primero de ellos fue el del candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Luis Donaldo Colosio, el 23 de marzo de 1994, y el segundo asesinato fue el de José Francisco Ruiz Massieu, secretario general de esa formación política, el 27 de septiembre.

Salinas negó un distanciamiento con Colosio en los días previos a su homicidio, perpetrado por un asesino solitario según la versión oficial que aún despierta sospechas, y explicó que los primeros días de 1994 “no habían sido fáciles” por el levantamiento del EZLN.

En 1995, ya con Ernesto Zedillo en la Presidencia, dijo, se dio una persecución en su contra y se generaron “versiones muy lamentables” en torno a la muerte del candidato, pero destacó que finalmente el fiscal las puso en su “adecuada dimensión”.

“Ahí está el veredicto legal, la verdad histórica, en los documentos del juicio del autor material confeso, y quien sigue purgando su pena en prisión”, aseguró Salinas.

Sobre el caso de Ruiz Massieu, indicó que su hermano Raúl había sido responsabilizado “injustamente” en una “investigación pervertida en 1995″, cuando un testigo fue sobornado con “medio millón de dólares”, y exonerado totalmente tras “10 años crueles de encarcelamiento”.

En torno a la rebelión zapatista en Chiapas, reconoció que los sistemas de información del gobierno fallaron, pues aunque sabían de su existencia, “la guerrilla mostró una capacidad de fuego muy superior a la que se había anticipado”.

En sus propias palabras

Carlos Salinas de Gortari

“El levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional tuvo un extraordinario impacto mediático, nulo impacto una vez que ya se pudo contener en términos militares”.

Salinas valora el movimiento armado de Chiapas en 1994.

“Sí, se sabía, y se sabía públicamente, nosotros lo que hicimos con esta información fue redoblar la estrategia social y ahí se trabajó intensamente”.

Sobre la información previa al alzamiento del EZLN.



Volver arriba