Semana atípica en Iztapalapa

Semana atípica en Iztapalapa

Cumple 171 años la representación de la Pasión de Cristo

Voluntarios lavan el piso del parque Cuitláhuac de Iztapalapa, con vistas a la representación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús

MÉXICO (Por Gabriel Chan, enviado especial Diario de Yucatán).- Las escobas suenan y el olor a aromatizante se siente en todo el parque Cuitláhuac: un grupo de personas limpia el lugar. Al fondo, en la explanada, más personas afinan los últimos detalles para la representación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

Para la delegación Iztapalapa no es una semana normal: es semana de tradición, de fe y de pasión. En unas horas empezará la representación, la número 171 de la Pasión de Jesucristo.

Roberto Yefres es el encargado de la organización.

Desde que era pequeño está inmerso en la representación, sus antepasados interpretaron algunos de los papeles principales, y él lo hizo como Judas Iscariote durante seis años.

“Ser Judas es fuerte. La gente te insulta, te grita cuando vas pasando”, relata.

Igual que hace 171 años, la fe y el agradecimiento es lo que mueve a todos los actores; todo empezó como una promesa al “Señor de la cuevita”, quien los salvó del cólera en 1843, desde entonces cada año la representación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo es parte de la cultura de Iztapalapa.

La representación requiere de una inversión, según Roberto Yefres, de 700 mil pesos, eso sin contar que cada actor se encarga de los gastos de su vestimenta; pero vale la pena porque para los más de dos millones de habitantes de Iztapalapa es parte de su existencia. “Es parte de nosotros”, subraya Roberto.

Jesús Valencia, jefe delegacional de Iztapalapa, informa que la seguridad en Iztapalapa en los días claves de Semana Santa está garantizada: habrá más de cinco mil policías entre granaderos, agentes montados y de tránsito los que se encargarán de mantener el orden.

“La delegación participa en lo que se le pide, la seguridad corre por nuestra cuenta, pero lo demás lo provee el comité organizador de la Semana Santa”, dijo.El gran número de personas que llegan de todas partes del país e inclusive del mundo obligan a utilizar 27 cámaras de seguridad: 24 fijas, dos móviles y un helicóptero, que serán los ojos de la policía capitalina para evitar disturbios.

“Pasan cosas, como que la gente se meta a la representación, pero son cosas que se controlan”, dijo Valencia.

Las recomendaciones a la gente son no llevar sombrillas ni objetos punzocortantes y sí lleven agua. “La temperatura sube mucho, hace mucho calor”, dice Valencia.




Volver arriba