Jesús realiza su recorrido en Iztapalapa

1 / 4


Jesús realiza su recorrido en Iztapalapa.- Foto de Gabriel Chan
Jesús realiza su recorrido en Iztapalapa.- Foto de Gabriel Chan
Jesús realiza su recorrido en Iztapalapa.- Foto de Gabriel Chan
Jesús realiza su recorrido en Iztapalapa.- Foto de Gabriel Chan


Apenas una noche antes el cielo del centro del país había dejado caer una tormenta con granizo que obligó a cerrar la autopista México-Toluca. El Jueves Santo pintó diferente, cielo despejado y mucho calor predominan; en Iztapalapa las calles están más vivas que nuca, la gente sale de sus casas, sube a los techos y hasta a los árboles, la razón, “Jesús, El nazareno” realiza su recorrido por las “Siete casas”.

No importa la edad, los más pequeños también se apuntan, aunque llevados en brazo, como parte de la representación número 171 de la Pasión, muerte y resurrección de Cristo, del Cristo de Iztapalapa, este año representado por Eduardo Guzmán.

El recorrido inicia, la policía capitalina es la encargada de la seguridad, pero no faltan los soldados romanos que van abriendo paso a “Jesús”, quien con humildad carga a un bebé que alguien le entregó. Lo que menos importa es el tremendo calor que está haciendo, los iztapalapenses quieren ver a su Cristo, quien camina lentamente recorriendo las calles de la delegación, y a quien los reporteros de medios de comunicación de todo México no dejan de seguir y fotografiar.

Entre los más de 130 mil personas que vieron pasar a “Jesús” por los 8 kilómetros de recorrido, estaba la señora Juana Serrano, sentada en la puerta de su casa. Sus 88 años  ya no le permiten realizar el recorrido, pero sabe que su fe sigue viva pues la emoción que siente al ver pasar la representación le mueve los sentimientos. “Cuando lo veo pasar siento muy bonito, es una emoción muy grande”, dijo.

Luego de una hora de caminata, los personajes llegan a la iglesia del Señor de la Cuevita, a quien va dedicada la representación. El sacerdote ya los estaba esperando para la bendición, la cual reciben dentro de la Iglesia.

El recorrido siguió, hasta las 8 de la noche, pues Judas, en la Macro plaza Cuitlahuac, ha decidido traicionar a Jesús, entonces se presenta ante el sumo sacerdote Caifás, y ante todo el Sanedrín  para ofrecer al “Maestro” a cambio de 30 monedas de plata. Y mientras Judas cumple su papel, Luis, un niño de 13 años de edad, es atendido por los paramédicos de la policía capitalina, sus pies ya están muy cansados, llagados por las ampollas que le generó la sandalia, parte de su caracterización como soldado romano.

“Me duele, pero ahorita me van a poner unas vendas para que ya no me arda”, comenta mientras su cara hace muecas de dolor, pero al mismo tiempo de satisfacción por el recorrido hecho, que para él, vale la pena.

Ya muy entrada la noche la representación continuó con la “Última cena”, el “Lavatorio de los pies”, la salida al Cerro de la Estrella, que haría el papel del Monte de los Olivos, para la “Oración de Jesús” y, para acabar con el Jueves Santo, el arresto.- GABRIEL CHAN




Volver arriba