En Chiapas reportan 50 conflictos religiosos vigentes

más de 80 por ciento de los casos de intolerancia religiosa ocurre en comunidades indígenas que forman parte de las zonas Altos, Norte, Fronteriza y Selva.

más de 80 por ciento de los casos de intolerancia religiosa ocurre en comunidades indígenas que forman parte de las zonas Altos, Norte, Fronteriza y Selva.

TUXTLA GUTIERREZ (Notimex).- El presidente del Consejo Interreligioso de Chiapas, Ernesto Martín Guerrero Zavala, reportó que en Chiapas no se han resuelto los problemas de intolerancia religiosa, pues hay vigentes 50 casos.

En entrevista, dijo que más de 80 por ciento de los casos de intolerancia religiosa ocurre en comunidades indígenas que forman parte de las zonas Altos, Norte, Fronteriza y Selva, derivados, sobre todo, de la aplicación de los llamados usos y costumbres.

Los municipios con mayor conflictividad por intolerancia son Las Margaritas, Zinacantán, Tila, Chenalhó, San Cristóbal de las Casas, Teopisca, La Trinitaria y Ocosingo, refirió.

La mayoría de conflictos de intolerancia ocurre porque las comunidades indígenas a donde se llega a evangelizar son cerradas a los usos costumbres y tradiciones, ‘pensando que la entrada de nuevas religiones llegan amenazar sus creencias, lo cual es falso’, indicó.

‘La presencia de iglesias respeta la decisión de las personas, familias y comunidades, pero la intolerancia va desde impedir que prediquen en sus templos y comunidades y a veces se exige a los predicadores abandonar esas comunidades’, anotó.

Las religiones con mayor cifra de agresiones por la intolerancia en los recientes años son la Evangélica de los Santos de los Ultimos Días, la Adventista, Testigos de Jehová y Pentecostés, mencionó.

Esa situación se ha abordado con el gobierno del estado y con los líderes religiosos de las congregaciones para buscar una solución; no obstante, se imponen los usos y costumbres, abundó.

Consideró que frente a la intolerancia se requiere de una reeducación y generar conciencia de los derechos humanos y la libertad religiosa.




Volver arriba