Primera boda gay en Jalisco

Dos mujeres registran a su hija luego de su boda

GUADALAJARA, Jalisco (El Universal).- Zaira Viridiana de la O. Gómez y Martha Sandoval Blanco fueron unidas ayer en matrimonio en la oficina del Registro Civil, con lo que se convierten en la primera pareja del mismo sexo en casarse civilmente en la historia de Jalisco.

La pareja también registró a su hija, con lo que cerraron un capítulo de luchas burocráticas de varios meses donde se enfrentaron a los obstáculos de empleados y funcionarios de gobierno que se oponían a casar a una mujer con otra.

Las ahora esposas dijeron que de momento no esperan abrir otro capítulo más, como casarse por la iglesia.

El camino parece despejado, a pesar de que apenas el lunes pasado recibieron un portazo en la cara, cuando se les impidió el ingreso a las pláticas prematrimoniales en el DIF, a pesar de haber pagado ese derecho, ya que la directora del organismo, Consuelo del Rosario González, argumentó que sólo están autorizadas para asistir a esas reuniones parejas de un hombre y una mujer. Sin embargo, tras mostrar el amparo del 28 de noviembre de un tribunal colegiado (Juzgado Cuarto de Distrito en Materia Civil), la funcionaria aceptó seguir el trámite y el jueves por la tarde, Zaira y Martha recibieron las pláticas prematrimoniales y cumplieron un requisito más para casarse civilmente con todos sus derechos y atribuciones. La pareja evitó utilizar la Ley de Convivencia que se aprobó en Jalisco el 30 de octubre que permite la unión civil entre parejas del mismo sexo, porque este trámite se realiza ante un notario público que firma un convenio civil entre las parejas que aceptan.

Anteriormente las parejas homosexuales de Jalisco que buscaban casarse mejor tomaban el camino más cómodo y acudían al D.F., donde ese tipo de unión es legal.

Sin embargo, al regreso se enfrentaban a constantes obstáculos por los derechos de las parejas, en especial en instituciones públicas, como el servicio médico, donde eran rechazados.

La larga lucha contra la burocracia se inició el 8 de marzo cuando Zaira y Martha fueron al Registro Civil para casarse y luego registrar a su hija, pero el director de la oficina, Jesús Lomelí Rosas se negó y se escudó en que el artículo 258 del Código Civil estatal era bastante claro ya que establece que el matrimonio en el estado es sólo entre el hombre y la mujer. Incluso entonces leyó el artículo 258: “El matrimonio es una institución de carácter público e interés social, por medio de la cual un hombre y una mujer deciden compartir un estado de vida para la búsqueda de su realización personal y la fundación de una familia”. Por ello, la pareja decidió defenderse y promovió un amparo en el Juzgado Cuarto de Distrito en Materia Civil de Jalisco, que logró la resolución del juez con la argumentación: “De acuerdo con lo expuesto, el artículo 258 al contener una distinción que excluye injustificadamente a las parejas homosexuales del acceso al matrimonio, al permitir que sólo lo contraigan las parejas heterosexuales, la manera más efectiva de reparar la discriminación normativa consiste en realizar una interpretación conforme de la expresión ‘un hombre y una mujer’ para entender que esa institución de carácter público e interés social, es entre ‘dos personas’, de tal manera que con esa interpretación se evita la declaratoria de inconstitucionalidad del artículo aludido”. Sin embargo, en septiembre el Registro Civil de Guadalajara impugnó la decisión del juez federal, pero el 28 de noviembre el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del Estado de Jalisco, resolvió que el recurso de revisión presentado por las autoridades municipales, era improcedente. Ese tribunal dijo que esa oficina municipal no estaba facultado para presentar tal recurso legal. Ese día, el mismo juez que concedió el amparo a Zaira y Martha, ordenó al ayuntamiento que cumpliera con lo que establecía el amparo. Zaira y Martha siguieron en su lucha y presentaron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Cedhj) para pedir medidas cautelares para que cesen los actos discriminatorios en su contra, sin tener hasta el momento una respuesta. Sin embargo, el camino ya está despejado y son la primera pareja del mismo sexo en aceptarse civilmente en la historia de Jalisco.




Volver arriba