“Premian” a sicarios

EE.UU. les otorga la residencia por delatar criminales

Arturo Gallegos "El Farmero", tras su detención en 2010, por matar a una empleada del consulado de EE.UU. en Juárez, y a dos personas más

TEXAS.- Estados Unidos otorgó más de 20 documentos de residencia permanente -conocidos como “green cards”-, además de una carta de naturalización, a familiares de narcotraficantes que declararon contra Arturo Gallegos Castrellón, “El Farmero”, encontrado culpable por el homicidio de una empleada del consulado de ese país en Ciudad Juárez y dos personas más en 2010.

De acuerdo con el periódico Excélsior, a través de declaraciones juramentadas, y en documentos obtenidos en exclusiva por “El Diario de El Paso”, también se revela que el gobierno estadounidense dio al menos 220 mil dólares y pactó tres reducciones de condenas para quienes inculparon a “El Farmero”.

Entre los beneficiados está Jesús Ernesto Chávez, “El Camello”, quien confesó 800 asesinatos. La Fiscalía dijo que los ofrecimientos se hicieron por “ayuda humanitaria”.

“Beneficios”

La Fiscalía Federal de EE.UU. ofreció beneficios “extraordinarios” a la gran mayoría de sus testigos, incluyendo sicarios, que comparecen durante el juicio en contra de Arturo Gallegos Castrellón, acusado del homicidio de las tres personas relacionadas con el consulado de Estados Unidos en Juárez.

Mientras que una de cada cuatro solicitudes de visa son negadas a mexicanos por EE.UU. y el índice de rechazo de peticiones de asilo político a esa misma nacionalidad se ha elevado a un 98%, un estatus migratorio permanente aparece como un señuelo utilizado por fiscales federales.

El listado incluye a miembros del grupo delictivo Barrio Azteca, copartícipes de los eventos donde estalló un coche-bomba y el homicidio de la empleada consular Leslie Ann Enríquez, su esposo Arthur Redelfs y José Alberto Salcido, marido de otra trabajadora de la sede diplomática, en hechos ocurridos un 13 de marzo.

Documentos mostrados a “El Diario de El Paso” por una fuente federal, exhiben que Jesús Ernesto Chávez, arrestado en julio de 2010, quien confesó el homicidio de al menos 800 personas en Ciudad Juárez, incluyendo el multihomicidio de 15 jóvenes en Villas de Salvárcar, obtuvo a cambio de su declaración la residencia permanente estadunidense para tres de sus familiares y para él mismo.

Además, su familia recibió 92 mil dólares en cinco pagos libres de impuestos por parte de una agencia federal estadunidense.

Chávez se encuentra actualmente detenido en El Paso, Texas, acusado de su participación en los atentados que terminaron con la vida de los Redelfs y Salcido. A cambio de su testimonio, además, espera una reducción en su sentencia que será dictada en los próximos días.

Uno de los testigos más beneficiados es el hombre identificado como E.Q., ingeniero en telecomunicaciones y quien fue responsable de instalar la red de radiocomunicaciones para el Barrio Azteca y La Línea, operadores del Cártel de Juárez, en la ciudad del mismo nombre.

De acuerdo con su testimonio y con documentos federales, E.Q. recibió de la Agencia Antidrogas (DEA) más de 125 mil dólares libres de impuestos a cambio de su cooperación para aprehender a los acusados en el caso, al tiempo que recibía más de 500 dólares mensuales por continuar trabajando con el Barrio Azteca.

Miguel Nevárez, “El Lentes”, también resultó beneficiado por las autoridades federales de EU.

Nevárez fue durante 2010 el encargado del Valle de Juárez para el Barrio Azteca y confesó haber asesinado al menos a 23 personas, además de su participación en el atentado en contra de las tres personas relacionadas al Consulado.Durante los argumentos finales en el último día del juicio en contra de Arturo Gallegos Castrellón, “El Farmero”, acusado de ordenar el asesinato de tres personas relacionadas al Consulado estadunidense en Ciudad Juárez, la Fiscalía federal de Estados Unidos argumentó al jurado que los beneficios ofrecidos a los testigos comparecientes “fueron una ayuda humanitaria”.El abogado defensor contratado por la Corte, Randy Ortega, recordó al jurado que “muchos de los testigos presentados por la Fiscalía forman parte del gobierno, son agencias federales. Y el resto recibieron pagos de hasta 125 mil dólares y papeles de residencia para sus familias”.El fiscal John Michael Gibson dijo al jurado que “en relación con los beneficios que ofrecimos a los testigos, esos fuimos nosotros siendo humanos.”Los beneficios no fueron pagos, sino un gesto humanitario con los testigos que están dando testimonio en contra de un líder del Barrio Azteca”, dijo Gibson.Un jurado federal declaró a Arturo Gallegos Castrellón, presunto miembro de la pandilla Barrio Azteca, de ordenar el homicidio de tres personas relacionadas con el consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez en marzo de 2010.Después de 11 días de testimonios, el jurado deliberó para declarar a Gallegos Castrellón culpable de tres cargos de homicidio por la muerte a tiros de la empleada del consulado estadunidense Leslie Ann Enríquez Catton, y de su esposo Arthur Redfels.También fue declarado culpable del homicidio de Jorge Alberto Salcido Ceniceros, quien estaba casado con otra empleada del consulado. Los tres murieron en dos ataques separados registrados el 13 de marzo de 2010.El jurado también declaró a Gallegos culpable de ocho cargos más, incluidos lavado de dinero, crimen organizado y conspiración para distribuir sustancias controladas.En el juicio, los fiscales federales reconocieron que Castrellón no fue quien jaló el gatillo, pero sí es responsable de planear y ordenar las ejecuciones.Durante el juicio, los fiscales presentaron testimonios de varios miembros de la pandilla Barrio Azteca, que dijeron que Gallegos dio la orden de disparar contra Enríquez, Redfels y Salcido.Los ex pandilleros que testificaron dijeron que el asesinato fue un error cometido por gatilleros que pensaban que tenían como objetivo los miembros de pandillas rivales.Durante los argumentos finales, la defensa se centró en atacar la credibilidad de los testigos, argumentando que se les habían ofrecido reducciones de condena o beneficios de estatus migratorio a sus familiares.El abogado defensor Randy Ortega dijo al jurado que la fiscalía había pagado a todos sus testigos, lo que desacreditaba su testimonio.Los fiscales reconocieron el hecho, pero aseguraron que ése es el precio de tratar con una organización criminal como Barrio Azteca.Gallegos podría ser sentenciado a cadena perpetua por cada cargo de homicidio y a 20 años de prisión por el delito de lavado de dinero. Su sentencia fue programada para el próximo 24 de abril.Ante la posibilidad de que decenas de crímenes cometidos en Ciudad Juárez queden impunes por el acuerdo que ofreció Estados Unidos a testigos en el juicio a Arturo Gallegos Castrellón, el criminalista Gabriel Regino aseguró que los ofendidos tienen la posibilidad de iniciar un juicio en México para exigir a las autoridades de ese país extraditar a este personaje y se siga un juicio por los mismos.”Las víctimas del delito pueden acudir a sus instancias locales o a la representación de la Procuraduría General de la República en el estado de Chihuahua, para pedir que se inicien las investigaciones respectivas.”

“El Farmero” | Juicio

Arturo Gallegos “El Farmero” es enjuiciado por matar a una empleada de EE.UU.

Otros ocho cargos

El jurado también declaró a Gallegos culpable de ocho cargos más, incluidos lavado de dinero, crimen organizado y conspiración para distribuir sustancias controladas.

Autor intelectual

En el juicio, los fiscales federales reconocieron que Castrellón no fue quien jaló el gatillo, pero sí es responsable de planear y ordenar las ejecuciones.

“Él dio la orden”

Durante el juicio, los fiscales presentaron testimonios de varios miembros de la pandilla Barrio Azteca, que dijeron que Gallegos dio la orden de disparar contra la empleada del consulado y dos personas más.

Confusión

Los testigos afirmaron que las víctimas fueron confundidas.




Volver arriba