Se queja de un “linchamiento”

Una perredista advierte que aún no está vencida

MÉXICO (El Universal).- La diputada federal perredista Purificación Carpinteyro reconoció que luego del escándalo ocasionado por la llamada telefónica en la que propone negocios a un empresario de telecomunicaciones ha sido “linchada” de manera mediática.

“Me dieron una patada en la espinilla, me doblaron y me sacaron del partido en esta ocasión, pero eso no significa que esto ya terminó, ni que la guerra ya se ganó, tenemos para rato. Yo no me daré por vencida, esto nada más es una patada, me sacaron de este juego, pero no es el único, va a haber muchos y esto va para largo”, subrayó.

Luego de excusarse de participar en el debate en materia de telecomunicaciones, la perredista reiteró que no pedirá licencia a su cargo en la Cámara de Diputados.

“Efectivamente tuve que excusarme de participar en el debate y creo que sí había pocas voces, no me refiero a menos de una mano llena de voces que pudiéramos de alguna manera tratar de frenar los abusos o los privilegios que se pudieran dar a favor de un grupo”, dijo a una radio.

“Sólo planeaba”

La legisladora aclaró que en la llamada, que fue filtrada el martes, que sólo planeaba el negocio para llevarlo al cabo cuando terminara esta legislatura.

“Conmino a todos los otros porque si bien es cierto que podrían argumentarse, y habrá quienes, y muchos tienen su propia opinión si es que yo tengo o no conflicto de interés, lo que sí es que no hay duda que los otros sí lo tienen, y que si este linchamiento ha sido en mi contra, yo creo que por lo menos con la misma vara que me juzgan, con una vara inclusive más laxa o muchísimo más laxa juzguen a los otros y apliquen lo mismo”, añadió.




Volver arriba