Optan jóvenes queretanos por recibir el 2014 en antros y bares

 

QUERÉTARO (Notimex).- Jóvenes queretanos manifestaron su deseo de cambiar la cena de fin de año con su familia por unas horas de diversión en las discotecas y antros de la ciudad de Querétaro, pues consideran que la reunión en casa ya pasó de moda.

En un breve sondeo aplicado a jóvenes de 20 a 30 años de edad, la constante fue que a la familia la disfrutan todo el año, incluso el 24 de diciembre, “y el nuevo año hay que recibirlo entre amigos”.

Oziel Huerta Mancera, estudiante universitario, dijo que la cena de fin de año con pavo, ensalada, romeritos, sidra y otros alimentos ya le aburre: “desde hace cinco años, aproximadamente, recibo el año nuevo en un antro con mis amigos”.

Incluso, opinó el entrevistado, la cena de fin de año en familia ya es cosa del pasado ya que sólo toman bebidas alcohólicas los adultos y a los jóvenes “no nos dejan probar más que sidra rosada”.

A la pregunta de qué es lo que hace en el antro de su preferencia, explicó que se reúne con sus amigos para convivir, platicar y bailar la música de moda, además de degustar las bebidas de su preferencia hasta la hora de cierre del establecimiento.

Cabe recordar que el director de Inspección Municipal en Querétaro, Fernando Goyeneche, informó en días pasados que no habrá ampliación de horarios de cierre para bares y antros el último día del año, por lo que deberán cerrar a las 03:00 horas.

El funcionario estableció que habrá un operativo especial para verificar que los bares y antros respeten el horario de cierre y de no ser así, habrá multas y otras sanciones de orden municipal.

Ana Luisa Mendoza Ruiz, empleada de una rinda departamental, coincide con Huerta Mancera en que la cena familiar para recibir el año nuevo está rebasada y es un poco aburrida.

“Aprecio mucho a mi familia, la quiero mucho, pero los jóvenes tenemos otros gustos y preferencias, especialmente con nuestros amigos, y por eso yo convivo unas horas con mis padres, hermanos y abuelos y luego me voy al bar”, reveló.

La joven empleada refirió también que en el bar de su preferencia se reúne con al menos 10 de sus amigos más cercanos y aseguró que a donde van año tras, año, los establecimientos registran llenos totales el 31 de diciembre.

Tanto Oziel como Ana Luisa dijeron en que ir a un antro el 31 de diciembre es algo diferente, aunque reconocieron que prácticamente cada fin de semana van a esos establecimientos con los mismos amigos con quienes reciben el año nuevo.

 




Volver arriba