Oponerse, aliento al monopolio

Afecta a usuarios la falta de la ley secundaria, dicen

MÉXICO (Notimex).- Quienes se oponen a la vigencia de una ley secundaria de la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones favorece las prácticas monopólicas, limita una mayor competencia en el sector y perjudica a todos los mexicanos, sostuvo Gerardo Ruiz Esparza.

El titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) expone en una colaboración con el diario “Reforma” que cada día que transcurra sin la ley secundaria, los beneficios se quedan en las empresas en lugar de llegar al consumidor.

Refiere que la tesis del gobierno federal, que la SCT sostiene, es que la ley reglamentaria en telecomunicaciones, promulgada el 11 de junio de 2013, debe apegarse al espíritu y motivos del texto constitucional, de promover mayor competencia en el sector que permita ampliar la cobertura de servicios, con mejor calidad y precios accesibles para los usuarios.

Destaca además la eliminación del cobro por servicio de larga distancia con un ahorro anual al bolsillo de los ciudadanos por casi $19 mil millones, así como un mejor y más amplio servicio de telefonía celular, que incluye la posibilidad de conservar el número telefónico y aparato celular, aun haya un cambio de proveedora. También resalta la posibilidad de resarcir al usuario por fallas en el servicio y el derecho del cliente con algún tipo de discapacidad de adquirir equipos acordes a sus necesidades físicas. “Se trata de una legislación a favor de los consumidores y en contra de los monopolios, que beneficia directamente la economía de los usuarios y las necesidades de las personas con discapacidad”, sostiene.Ruiz Esparza afirma estar convencido de que esta reforma permitirá a México ser líder latinoamericano en la materia y a los mexicanos materializar su derecho de acceso a la información, fortaleciendo su libertad de expresión a través de tecnologías de última generación.Asegura que a México le conviene que esta ley secundaria entre en vigor lo más pronto posible sin que se altere de ninguna manera el proceso legislativo.Subraya que en sólo un año se lograron las reformas constitucionales que en más de un cuarto de siglo se buscaron y no se alcanzaron y sostiene que “no debe desaprovecharse en favor de quienes dejan de lado el interés general del país por privilegiar intereses parciales o particulares’. Indica que carecer de una ley secundaria en telecomunicaciones ocasiona una baja sensible de inversión en el sector y un desaliento en los empresarios interesados, sobre todo en una red compartida de servicio de Internet. También, abunda, se aplazó la posibilidad de contar con dos nuevas cadenas de televisión abierta que permitan una mayor competencia en el sector y más opciones a los televidentes.”A la luz de los anteriores argumentos, no es difícil concluir que aquellos intereses que se oponen a la vigencia de una ley secundaria están favoreciendo las prácticas monopólicas, limitando una mayor competencia en el sector y perjudicando a todos los mexicanos’, puntualiza.




Volver arriba