Falta de mantenimiento generó fallas en la Línea 12 del metro

MÉXICO  (Notimex).- El consorcio certificador de La Línea 12 del Metro afirmó que antes de ser puesto en servicio certificó que tenía las condiciones para operar y ponerse en servicio con pasajeros, y que las fallas se deben a la falta de mantenimiento preventivo y correctivo, y a la intervención en los equipos después de su inauguración.

Al comparecer ante la Comisión Especial de la ALDF que investiga las fallas en dicha línea, el apoderado legal del consorcio, Mario Alberto Lezama, aseguró que de acuerdo a las verificaciones realizadas antes de su inauguración, la Línea 12 está bien hecha.

El 30 de octubre del 2012 se emitieron las certificaciones de los sistemas electromecánicos, con las observaciones y recomendaciones de mantenimiento preventivo y correctivo, así como un manual, para que los procesos certificados conservaran su operación en seguridad con la cual inició operación esa línea, agregó.

No obstante, Lezama advirtió que la indebida operación, la falta o inadecuado mantenimiento preventivo y correctivo, así como las intervenciones de los equipos después de su inauguración pudieron haber alterado el funcionamiento de la también llamada Línea Dorada.

Además, reveló que el consorcio verificador, a 10 meses de la operación con pasajeros y después de 14 meses de pruebas y de recorridos de familiarización, el Proyecto Metro solicitó a IEF Ingenieros investigar las causas de las vibraciones y el ruido excesivo durante el paso de los trenes, lo que no se atendió y se acrecentó el problema ondulatorio de las vías.

Aclaró que el consorcio, conformado por DB International, ILF Baratende, Tuv Sud Rail y Hamburg Consult, no verificó el diseño, construcción, prueba y puesta en servicios de los trenes, lo que realizó la empresa CAF, proveedora de los vagones, que presentó estudios que determinaron que podían circular con seguridad por las vías de esa línea.

Esta respuesta originó que el panista Héctor Saúl Téllez y el ecologista Alberto Cinta criticaran que el consorcio haya certificado los trenes sin haber hecho la verificación de manera directa, y que aceptaron sin más los estudios de CAF, y nunca revisaron la compatibilidad de las ruedas con la vía.

Lezama respondió que los trenes ‘están bien hechos’, y que CAF tiene experiencia y trayectoria internacional, por lo que sus estudios son válidos, aunque los asambleístas señalaron que era obvio que la empresa dijera que sus trenes son los correctos para la línea, ya que ella los distribuye.

Téllez y Cinta adelantaron que pedirán que se indague ‘esta anomalía’ del consorcio y se determinen responsabilidades, pues debió de haber realizado la verificación directamente, sin confiar en el dictamen de CAF, a lo que Lezama dijo que el contrato no establecía dicha responsabilidad.




Volver arriba