Especialista destaca participación femenina durante Independencia

 

MÉXICO (Notimex).- La directora del Museo de la Restauración de la República en Querétaro, María Concepción Lámbarri Malo, señaló que existe machismo en el estudio de la historia nacional y que la participación de las mujeres ha sido hecha a un lado.

‘Nos ponen a una gran heroína en una monedita de cinco centavos, pero hubo muchas otras que arriesgaron su fortuna, bienes, todo, pero no son reconocidas. Un dato que la historia omite, por ejemplo, es el apresamiento de un grupo de más de 100 mujeres en el pueblo de Pénjamo, ordenado por Agustín de Iturbide’, refirió.

En un comunicado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Lámbarri Malo se refirió a heroínas anónimas que no tuvieron una participación sobresaliente en el movimiento de Independencia, como Josefa Ortiz de Domínguez o Leona Vicario, quienes dedicaron su fortuna y su vida a la causa de la Independencia de 1810.

Mujeres que, ‘sin embargo, trascendieron más por el espíritu de sacrificio y por sus sorpresivas acciones valerosas, que por su importante participación como abnegadas y fieles esposas, hermanas, hijas o madres valientes que animaron y aconsejaron; muchas perdieron la vida y la de sus hijos o fueron víctimas anónimas en la lucha’.

Tal es el caso de la madre de los hermanos Rayón, Rafaela López Aguado de Rayón, quien en un ejemplo de sacrificio envió a sus cinco hijos a la causa insurgente, recordó.

Otro caso es el de María Ricarda Rosales, sobrina del insurgente mexicano Víctor Rosales, de cuya historia resalta su aprehensión durante la Batalla de Maguey en 1814; su encierro en cárceles de la Inquisición, y la ayuda que recibió de Leona Vicario para escapar, dijo.

Lámbarri Malo mencionó en su lista de heroínas anónimas a Andrea González, esposa de José Guemes, y a Guadalupe Rangel, compañera de Albino García, quien se incorporó a los combates para animar a los soldados insurgentes.

María Manuela Taboada, esposa de Mariano Abasolo también fue mencionada por la directora del Museo de la Restauración, y recordó que ella acompañó durante un tiempo a su esposo en las batallas hasta el momento en que fueron capturados.

Resaltó la historia de María Catalina Gómez, quien colaboró en la aprehensión del coronel Diego García Conde y del también militar del mismo rango Diego Rul, de las fuerzas provinciales.

Por lo anterior, señaló la necesidad de resaltar el papel de la mujer y su inserción en la vida pública, en una época de cambios políticos y sociales.

Lámbarri Malo fue programada para ofrecer la noche de este viernes la conferencia ‘Mujeres, las heroínas anónimas en el movimiento insurgente de 1810′ en las instalaciones del mencionado museo queretano.

Al respecto, aclaró que ‘en esta charla no pretendo juzgar ni analizar los hechos ocurridos el domingo 16 de septiembre de 1810 en San Miguel el Grande, sino resaltar la actuación de María Josefa de la Canal y Landeta.

‘Ella defendió a su marido hasta la muerte, acompañándolo en el destierro, representándolo legalmente cuando lo acusaron de ser cómplice de los insurgentes y haber salvado la vida a Allende’, finalizó.

 




Volver arriba