Cruz Roja pide que las armas nucleares “no se vuelvan a utilizar nunca más”

 

MÉXICO (EFE).- La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Ruja y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) pidieron hoy que las armas nucleares que aún existen “no se vuelvan a utilizar nunca más”.

“El movimiento exhorta a los Estados a prohibir y eliminar las armas nucleares de una vez y para siempre, en función de sus obligaciones actuales debido a las consecuencias humanitarias catastróficas de las armas”, detalla un comunicado emitido hoy en México.

El mensaje llega el día en que se inaugura la II Conferencia sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares, que se va a celebrar en Nuevo Vallarta, oeste de México, con la presencia de más de 140 países.

La cita cuenta con la notable ausencia de las cinco potencias nucleares declaradas (China, EE.UU., Francia, Reino Unido y Rusia), pero con la presencia de algunos países poseedores de estas armas, como India y Pakistán.

Este encuentro “es la continuación de la Conferencia de Oslo de 2013, donde por primera vez los Gobiernos se reunieron con las organizaciones internacionales y de la sociedad civil para discutir las consecuencias humanitarias de las armas nucleares”, recordó la Cruz Roja.

La Federación Internacional y el CICR consideran que existe un “debate pendiente sobre el impacto a largo plazo” de la utilización de este tipo de armas, usadas por única vez en Hiroshima y Nagasaki (Japón) en agosto de 1945.

“Desde entonces, el poder destructivo de estas armas sólo ha crecido”, señaló la vicepresidenta del CICR, Christine Beerli.

Además, pidió que el debate sobre este tipo de armas se base “en la plena comprensión de las consecuencias a corto, mediano y largo plazo de su uso en áreas como la salud pública mundial, el desarrollo, los desplazamientos poblacionales y la economía mundial”.

Beerli, quien hablará en la inauguración del encuentro, expresó su satisfacción por la ampliación del debate en México “sobre las armas nucleares más allá de los intereses militares y de seguridad”.

Por su parte, Fernando Suinaga presidente de la Cruz Roja Mexicana, llamó la atención sobre las terribles consecuencias humanitarias de una explosión nuclear.

Sería “una devastación sin precedentes” y “cualquier operación de rescate y ayuda a los afectados por parte del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja sería prácticamente imposible”, añadió.

La conferencia que hoy comienza está auspiciada por la Cancillería mexicana y concluirá mañana con la presentación de las conclusiones de los trabajos.




Volver arriba