Cordero presenta ley antidádivas antes de dejar su escaño

MÉXICO (Notimex).— En vísperas de que se le autorice la licencia para dejar su cargo de senador, Ernesto Cordero presentó una iniciativa de reforma a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, para evitar que diputados federales pidan dádivas o ‘moches’ por el presupuesto que gestionen para sus estados.

El aspirante a la dirigencia nacional del Partido Acción Nacional presentó su última iniciativa, antes que mañana jueves se vote su solicitud de licencia para separarse del cargo por tiempo indefinido, para participar en el proceso interno de su organización política.

En la Gaceta Parlamentaria se publicó la iniciativa “anti moches”, que elaboró con el senador Carlos Mendoza Davis, y que propone que la cámara baja establezca como obligación que en el Presupuesto de Egresos haya lineamientos que aseguren que el gasto se ejerza contra la pobreza extrema, el desarrollo regional, y programas y proyectos de inversión.

También plantea que los diputados se abstendrán de obtener beneficio de personas que pretendan influir ilícitamente en la inclusión y aprobación de programas y proyectos en el Presupuesto de Egresos.

La infracción a ese precepto será sancionada en términos del título cuarto de la Constitución Política, sin perjuicio de las sanciones penales a que haya lugar.

En la exposición de motivos de su iniciativa, el ex secretario de Hacienda, resalta que:

Tenemos la obligación de vigilar que los ingresos sean justos y eficientes, no hay equidad sin ingresos justos ni igualdad sin egresos que tengan efecto positivo sobre la vida de los mexicanos.

Cordero Arroyo expuso que los recursos públicos son limitados y generalmente no alcanzan para atender todas las necesidades de un país en el corto plazo.

De ahí que la determinación de los programas y proyectos a los que se van a destinar deben estar respaldados por elementos que generen la convicción de que los recursos aplicados rendirán resultados esperados en relación con las metas contenidas en la planeación nacional del desarrollo, destacó.

El legislador admite que un problema común bajo el diseño del gasto público actual, se encuentra en la programación de los recursos en la Cámara de Diputados.

Durante la discusión del Presupuesto de Egresos de la Federación, los legisladores tienen la facultad de gestionar a favor de proyectos específicos que benefician a sus representados de manera directa.

Agregó que desafortunadamente, en algunos casos, los representantes actúan de manera poco transparente y atienden intereses particulares específicos que promueven proyectos que no son benéficos para la población.

El senador recordó que, recientemente, diversos medios han señalado esa discrecionalidad, en las que sujetos beneficiarios de ciertos programas o proyectos, así como algunos presidentes municipales, han hecho público que diputados federales piden dádivas a cambio de apoyar la gestión de recursos del presupuesto.

 




Volver arriba