Concesionaria pide al Aeropuerto de Ciudad de México cesar amenazas

 

MÉXICO (EFE).- La filial del grupo estadounidense Advent International, Inmobiliaria Fumisa, que tiene la concesión de áreas comerciales del aeropuerto de la capital mexicana, pidió hoy a las autoridades aeroportuarias cesar los actos intimidatorios, las amenazas y la difusión de información falsa.

Fumisa y el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (AICM) mantienen una disputa legal en los últimos días por el control de los espacios comerciales de la Terminal 1 del puerto aéreo. El AICM afirma que la concesión concluyó el 31 de diciembre de 2013, pero según Fumisa el contrato se prorrogaría hasta recuperar su inversión.

Fumisa afirmó en un comunicado que hoy demostró ante autoridades judiciales del Distrito Federal que “que mantiene el uso y disfrute de las áreas otorgadas en arrendamiento, incluyendo la operación de los 11 pasillos telescópicos y el estacionamiento internacional de la Terminal 1 del Aeropuerto”.

Añadió que los contratos de arrendamiento “no han terminado, ni han sido rescindidos por un mandamiento judicial firme”, y recordó que está vigente una demanda de Fumisa para prorrogar estos contratos hasta que recupere su inversión.

Según la inmobiliaria, en el contrato se estableció que en caso de no alcanzarse la tasa interna de retorno acordada de 12,82 % al 31 de diciembre de 2013, “se ampliaría el plazo” de vigencia del contrato.

Fumisa ha señalado que su inversión original hace unas dos décadas ascendió a 1.200 millones de pesos (92 millones de dólares) y que actualmente ascienden a 4.900 millones (377 millones de dólares).

El tema ha atraído la atención de la prensa internacional debido a que se pone en duda la certidumbre jurídica a la inversión extranjera.

El Financial Times señaló en un reciente artículo que ahora que México corteja a la inversión extranjera en energía e infraestructura, “un pleito sobre la seguridad de los contratos que involucran inversionistas internacionales de pronto no parece muy inteligente”.

Fumisa señaló que se “reserva el ejercicio de todas y cada una de las acciones legales que tiene a su favor para hacer valer sus derechos en el momento procesal oportuno a fin de que prevalezca el Estado de Derecho”.

Por este motivo le pide al AICM abstenerse de cualquier medida hasta en tanto no obtenga una orden judicial que le permita tomar posesión de las áreas o bienes arrendados a Fumisa.




Volver arriba