Cárdenas rechaza modernización del PRD si implica renuncia a principios

Cárdenas rechaza modernización del PRD si implica renuncia a principios

Cuauhtémoc Cárdenas

Cuauhtémoc Cárdenas

MÉXICO (EFE).- El fundador del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) de México, Cuauhtémoc Cárdenas, rechazó hoy los llamados a modernizar la agrupación si ello implica la renuncia a sus principios, a la vez que alertó de riesgos de fractura.

En la ceremonia conmemorativa del 25 aniversario de la fundación del partido, efectuada en el Teatro de la Ciudad de la capital mexicana, Cárdenas hizo un severo diagnóstico en el que afirmó que el PRD está “más lejos que cerca de lo que se propuso y comprometió al ser fundado”.

Ante líderes, gobernadores y legisladores de su agrupación, el excandidato presidencial (1988-1994-2000) aseveró que el PRD ha caído en “la distorsionante práctica” de tomar sus grandes decisiones por cuotas o pesos relativos de las distintas facciones, dejando fuera el debate y los principios para privilegiar alianzas electorales.

Ante ello, consideró que el PRD debe recuperar la ética en su vida interna, porque sólo así la sociedad verá en el partido un instrumento para su progreso.

“Los principios no son una moda. Si la defensa de la soberanía nacional y de los recursos naturales les resultan anticuadas a los neoliberales, es mejor pasar por anticuados que ceder ante los vendepatrias”, expuso.

En una aparente crítica al liderazgo partidista actual, que ha seguido una línea de diálogo con el Gobierno y las demás fuerzas políticas, aseveró que “al país de nada le sirve una izquierda dócil y dizque a la moda”.

“Le sirve una izquierda firme en sus principios, respetuosa con quienes piensan distinto, con ética y capaz de dar el ejemplo en su vida interna de lo que quiere para el país”, abundó.

Al aludir, sin nombrarlo, a la salida del PRD del dos veces candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador después de los comicios de 2012, reconoció que ha sido la más grave deserción en la historia del partido e instó a evitar una sangría semejante con motivo de la renovación de la dirección partidista el 21 de septiembre próximo.

“En este ambiente preelectoral, por lo que he podido conocer de diversos compañeros de diversas partes de la República, soplan vientos de fractura. Considero que es responsabilidad de todos los militantes del PRD evitar que eso vaya a suceder”, expresó.

A su vez, el presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, destacó la participación del partido como “el principal contrapeso a las tendencias conservadoras de la derecha y, al mismo tiempo, la esperanza de progreso, bienestar, justicia e igualdad para el pueblo de México”.

“Hoy los convoco a iniciar una nueva etapa para convertir al PRD en la gran fuerza que nuestro país necesita, para seguir siendo no sólo la principal fuerza política de la izquierda sino para ser la principal fuerza política del país”, manifestó.

Para ello, argumentó que el PRD debe ser “un partido más abierto, verdaderamente abierto a la sociedad”.

“Debemos ampliar el abanico de nuestras alianzas y confluencias con todas las expresiones progresistas, democráticas y de izquierda de nuestro país, mediante un diálogo que permita la interacción y la inclusión de las propuestas de la sociedad en una plataforma nacional para el desarrollo democrático”, dijo.

Zambrano consideró que la tarea “más urgente e importante” del partido es “hacer posible que en las elecciones del 2015 se realice la consulta popular para revertir la reforma privatizadora en materia energética impulsada por el Gobierno de Enrique Peña Nieto en complicidad con el (conservador Partido Acción Nacional) PAN”.

Finalmente, aseveró que rumbo a las elecciones estatales y legislativas de 2015 y las presidenciales de 2018 es necesario “crear la correlación de fuerzas que haga posible la alternancia por la izquierda”.

“Nos falta mucho todavía, pero nos falta menos. Vamos a salir adelante”, puntualizó. EFE




Volver arriba