Acusación a México, “grave”

El PRD pide más detalles de una queja venezolana

Estudiantes protestan y gritan consignas contra Nicolás Maduro, ayer

MÉXICO (EFE y AP).- El presidente del PRD, Jesús Zambrano, llamó ayer a la Secretaría de Relaciones Exteriores a que pida más información a Venezuela sobre los supuestos planes de desestabilización de ese país urdidos en México.

“Sería muy grave que tuvieran un sustento real estos señalamientos o acusaciones que se han hecho”, señaló.

El ministro del Interior de Venezuela, Miguel Rodríguez, acusó anteayer a políticos opositores y activistas venezolanos de estar detrás de un plan para sumir al país en una espiral de violencia.

Indicó que en octubre de 2010 se celebró una reunión en México a la que asistieron activistas de organismos no gubernamentales y políticos de la oposición, como el actual alcalde del municipio caraqueño de El Hatillo, David Smolansky.

“La reunión se hizo en México y la finalidad fue adiestrar en métodos de desestabilización violenta a un grupo de líderes estudiantiles y de la juventud de movimientos de extrema derecha”, señaló.

Zambrano dijo ayer que México deberá “pedir (…) qué información tiene el gobierno de Venezuela respecto a esto, quiénes son las personas y con quiénes se reunieron, motivados especialmente por qué razones”.

“Es un asunto muy grave, por supuesto, es un señalamiento y una acusación que no puede quedar así, como una mera anécdota periodística”, apuntó.

“México debe tomar cartas en el asunto porque se estaría en una situación en la que supuestamente algunos personajes de nuestro país estarían participando en eventos preocupantes, que estarían lindando con algunos problemas de inestabilidad, o queriendo provocarlos, en la República de Venezuela”.

El líder del mayor partido de izquierda en México insistió en que “lo mínimo que debería exigirse” a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) es pedir más información sobre esta acusación.El Gobierno venezolano ha dicho que los incidentes fueron planificados por dirigentes de la oposición y cursó una orden de detención contra el líder del partido Voluntad Popular, Leopoldo López, quien ha dicho a través de sus voceros que “dará la cara” al país.

Exigen liberación

En Venezuela, la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) pidió ayer la liberación de los detenidos tras los hechos violentos del miércoles y el desarme de “grupos ilegales armados”.

También exigió que cesen los señalamientos “infundados” contra opositores.

“Libertad para los detenidos es el primer paso para la paz en Venezuela”, dijo el secretario ejecutivo de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo, en una rueda de prensa en la que destacó que la alianza opositora también exige “el desarme de los denominados colectivos”.

Aveledo indicó que esos “grupos ilegales armados”, asociados con el oficialismo, tienen una “organización paramilitar” y poseen armamento de guerra.Además, la MUD pide un “cese a las imputaciones sin evidencia” a dirigentes políticos y sociales y rechazó específicamente “los señalamientos infundados” contra el dirigente opositor Leopoldo López y las “amenazas” contra la diputada María Corina Machado por parte de funcionarios del Gobierno central.”La paz necesita también de actos concretos del poder que indiquen claramente a los venezolanos que no aceptará la impunidad (…) las muertes y las lesiones del 12 de febrero y de los días posteriores no pueden quedar sin castigo”, dijo.Asimismo, indicó que el poder Ejecutivo tiene “el deber de explicar al país sus reiteradas referencias a un presunto golpe de Estado” y señaló que la MUD pide al Gobierno que “exponga con seriedad (…) los motivos militares concretos en los que basa tales afirmaciones” y tome las medidas para ponerle coto.Tres muertos, 66 heridos graves y 69 detenidos es la balance oficial que dejaron incidentes registrados el miércoles tras manifestaciones opositoras en diferentes puntos del país.En Caracas, donde se registraron los muertos, la manifestación, que se desarrolló de forma pacífica, acabó en enfrentamientos y graves incidentes que incluyeron el ataque a la Fiscalía General y la quema de vehículos policiales.El Gobierno ha responsabilizado de la violencia a grupos opositores, especialmente al dirigente opositor del partido Voluntad Popular Leopoldo López y a la diputada María Corina Machado, acusaciones que han sido rechazadas por los señalados. Las autoridades venezolanas iniciaron ayer procesos judiciales contra algunos de los detenidos.

Por su parte, organizaciones de derechos humanos denunciaron malos tratos y supuestas torturas contra algunos de los jóvenes apresados y un activista.




Volver arriba