Amenaza pone en riesgo a la prensa

Amenaza pone en riesgo a la prensa

Afecta la presión de los gobiernos en América Latina

GUADALAJARA (EFE).- La libertad de prensa en América Latina está en riesgo por las presiones de los gobiernos y la polarización política, afirmó ayer el filósofo hispano colombiano Jesús Martín Barbero.

“Hay una amenaza en nuestros países, en Nicaragua, Venezuela y Ecuador en mayor medida, por difuminar el mínimo de libertad de los medios o, de lo contrario, hacer ver que todo lo que dicen es pecaminoso y en contra del gobierno de turno”, afirmó.

El filósofo, semiólogo y antropólogo, considerado un referente en los estudios en comunicación, explicó que los gobiernos de Rafael Correa en Ecuador y el de Nicolás Maduro en Venezuela mantienen fuertes presiones contra los medios opositores.

Detalló que en esos países hay una polarización política muy marcada en los medios de comunicación, además de una persecución a los críticos del gobierno, al grado de negarles la venta de papel a los diarios, ordenar el cierre de sus instalaciones o expulsar medios extranjeros.

Consideró preocupante esta persecución, pues atenta contra “la libertad de los ciudadanos para disentir del gobierno y de los partidos” que están en el poder, y contra la diversidad de los medios.

Barbero se encuentra en Jalisco para recibir de la Universidad de Guadalajara un doctorado honoris causa.Agregó que parte de la crisis que enfrentan los medios de comunicación en América Latina tiene que ver con “su férrea visión de autorregulación” y el monopolio que ejercen unos empresarios, lo que genera “una terrible descomposición de las narrativas y los géneros”.

Ante la ausencia de un discurso narrativo sólido en los medios tradicionales, personas muchas veces ajenas a los medios generan contenidos creativos en nuevas plataformas, apuntó el autor del libro “De los medios a las mediaciones”.Con todos los cambios registrados en los últimos años, “llegará un momento en que necesitaremos una recategorización de los medios que existen”, afirmó.La única función mediática que sigue vigente es la de informar, dijo Barbero, si bien aclaró que “la idea que hay hoy no es mayoritariamente informar mediante noticias, sino sólo distribuir información social en las redes”.En su opinión, estas formas de comunicar han favorecido el empoderamiento de los ciudadanos, quienes pueden “decir de otra manera lo que no cabe en los discursos de la radio, ni la prensa y ni la televisión”.




Volver arriba