Alarmantes casos de violencia a periodistas

Alarmantes casos de violencia a periodistas

La corrupción y la delincuencia, móvil para los asesinatos

Periodistas de diferentes medios de comunicación durante una protesta por el asesinato de un colega

Trabajadores de medios de comunicación que desarrollaban su actividad profesional fueron asesinados cuando sus investigaciones estaban centradas en casos de corrupción y delincuencia, según el Comité para la Protección de Periodistas.

Gran parte de los asesinatos a periodistas fueron perpetrados en Veracruz, poniendo a esta entidad como la más peligrosa del país para desarrollar labores periodísticas, seguida de Guerrero Tamaulipas y Chihuahua.

Por ejemplo, un caso reciente en Veracruz es el de Gregorio Jiménez, en febrero de 2014, que luego de publicar distintos trabajos sobre el tráfico y secuestro de inmigrantes en Coatzacoalcos fue raptado por un grupo criminal. Seis días después su cuerpo fue encontrado en una fosa clandestina.

Los detenidos por esta ejecución reconocieron haber recibido 20 mil pesos por parte de la dueña de un bar usado como casa de seguridad por traficantes de migrantes.

Otro caso es el de Víctor Manuel Báez Chino, editor de la información policiaca en un portal informativo en Veracruz. En junio de 2012 tres hombres armados secuestraron a Víctor, cuyo cadáver fue encontrado al día siguiente cerca de la plaza principal de Xalapa. Junto a su cuerpo se encontró un letrero con una leyenda que atribuía su muerte a “Los Zetas”.

Periodistas torturados

El 2 de mayo de 2012 Irasema Becerra, empleada administrativa del diario veracruzano “El Dictamen”, y los fotorreporteros Guillermo Luna Varela, Gabriel Huge Córdova y Esteban Rodríguez fueron secuestrados por un grupo armado en Boca del Río, Veracruz. Sus cuerpos se encontraron al día siguiente, desmembrados y con signos de tortura, en un canal de aguas residuales.

Los tres fotorreporteros habían cubierto información policiaca para los diarios “Veracruz News”, “Notiver” y “AZ”, pero habían abandonado la actividad tras el asesinato de otros tres reporteros ocurrido un año antes.

Guillermo y Gabriel salieron temporalmente del Estado y Esteban halló trabajo como soldador. Las autoridades presentaron a varias personas, presuntamente integrantes de una célula del Cártel de Jalisco Nueva Generación, como responsables de éstos y otros asesinatos.

En Chihuahua se dio el caso de Jaime Guadalupe González Domínguez, quien el 3 de marzo de 2013 fue asesinado por un desconocido mientras comía en un puesto ambulante en la ciudad fronteriza de Ojinaga. Jaime era editor de un portal informativo, al que había migrado luego de recibir amenazas por su trabajo reporteril en el semanario Contacto local. El portal Ojinaga Noticias fue cerrado luego del asesinato, “no queremos problemas, realmente siento mucho miedo por lo que pasó”, señaló en su mensaje final un colaborador del sitio web, quien se mantuvo en el anonimato.

Por último, un caso mas reciente es el del periodista Jorge Torres Palacios que fue privado de su libertad por 12 hombres armados el 29 de mayo de 2014, cuando llegaba a su vivienda. Según testimonios de los vecinos, el comando llegó a bordo de tres vehículos.

El 2 de junio pasado las autoridades encontraron el cuerpo del periodista en el interior de una bolsa en la periferia de Acapulco e informaron que había muerto por asfixia.

En México se ha oscurecido el panorama para ejercer el periodismo, la violencia se propagó por todo el país hasta desordenar la forma como la sociedad tiene derecho a estar informada.- K.D.

Periodismo | México

El periodismo parece una actividad de alto riesgo en el país en los últimos años.

Periodistas

Se han documentado casos de acoso, agresiones, amenazas, desapariciones y asesinatos.

Cifras

El Comité para la Protección de Periodistas dice que desde 1992 fueron asesinados 73 reporteros, fotógrafos y trabajadores de medios. De esos casos, 88% permanece en la impunidad y sólo en 8% se ha aclarado.




Volver arriba