Peña Nieto recurre al “modelo Salinas”

Analistas políticos señalan que "es un discípulo fiel"

Legisladores de izquierda muestran en 2010 una foto del presidente Enrique Peña Nieto y Carlos Salinas

MÉXICO.- Expertos en el análisis político y la prensa extranjera encuentran cada vez más similitudes en la forma de gobernar del presidente Enrique Peña Nieto y el ex mandatario Carlos Salinas de Gortari (1988-1994).

Entre otras cosas encuentran que, al igual que Salinas, utiliza a la prensa extranjera para promover su imagen y dar a conocer avances de sus proyectos estratégicos, según el portal de internet Sinembargo.mx.

El semanario británico “The Economist” publicó esta semana que Peña Nieto está tratando de restablecer el equilibrio en el convulsionado estado de Michoacán con una estrategia de seguridad similar a la que puso en marha Salinas hace 12 años para neutralizar el levantamiento indígena del Ejército Zapatista de Liberación Nacional en Chiapas, en la víspera del año nuevo de 1994.

De acuerdo con la publicación “Gobernando México. Todos los hombres del Presidente”, tres grupos intentan controlar Michoacán, que en los últimos meses ha sido escenarios de balaceras, quemas de negocios, asesinatos, “levantamientos”, secuestros y extorsiones: uno es el cártel de “Los Caballeros Templarios”, el otro está conformado por los grupos de autodefensas y él último, y “más poderoso”, es el enviado por el gobierno federal.

La revista afirma que “muchos de este tercer grupo sirvieron a Peña cuando gobernaba el Estado de México. Ellos se conocen desde hace años y bromean como amigos en un club de tenis. Su inserción en Michoacán refleja una tendencia creciente en la política mexicana: la resurrección de un viejo, pero eficaz estilo de gobierno presidencial”.

Recientemente, analistas expresaron que las reformas estructurales del Ejecutivo federal, avaladas el año pasado, tenían una similitud con las de Salinas.

Según Sinembargo.mx, los expertos constitucionalistas Jaime Cárdenas Gracia y John Ackerman Rose afirmaron que el actual mandatario federal es un discípulo fiel de la visión constitucional, política y económica de Salinas de Gortari.

Figuras históricas

Tan es así, explicaron, que incluso la propaganda gubernamental para justificar sus reformas se basó en el nacionalismo y la historia del país. Por un lado, Carlos Salinas tuvo que recurrir a la figura de Emiliano Zapata para promover su reforma al ejido; y por otro, Enrique Peña Nieto usó a Lázaro Cárdenas para defender su Reforma Energética.

El año pasado, diarios internacionales también consideraron que al igual que Carlos Salinas de Gortari, el presidente Peña Nieto recurrió a la atención extranjera para hacer diversos anuncios y hablar de temas que no toca en el país, con el objetivo de mostrar un México fuerte, que buscaba posicionar su economía en base a una serie de reformas estructurales.

Ambos personajes llegaron a Los Pinos en medio de acusaciones de no haber ganado “legalmente” la presidencia: Carlos Salinas con la famosa caída del sistema y Peña con la presunta coacción del voto. Los dos también recurrieron a la prensa extranjera en busca de la legitimidad.

Durante el año pasado, analistas de diversos medios consideraron que al igual que Salinas de Gortari, el presidente Peña Nieto ha recurrido a la atención extranjera para hacer diversos anuncios y hablar de temas que no toca en el país, con el objetivo de mostrar un México fuerte, que busca posicionar su economía en base a una serie de reformas estructurales.

Mientras Salinas de Gortari concedía entrevistas a medios internacionales con el fin de dar a conocer las acciones que realizaría en México y que le valieron el reconocimiento de otros países, Peña busca retomar este mismo modelo.

Cuando Salinas fue presidente buscó consolidar el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, al tiempo que privatizaba las empresas paraestatales.

“Carlos Salinas era un experto para tratar a la prensa extranjera, lo hizo muy bien proyectando la imagen de que México estaba cambiando y que no era un país cerrado o tercermundista. Sentías que era un gobierno impresionante lo cual atrajo mucha inversión extranjera”, declaró David Luhnow, ex corresponsal de The Wall Street Journal en México, a la revista Contralínea.

El reportero dijo que en aquella época los corresponsales se dejaban llevar por los incentivos que recibían del gobierno salinista, por lo que les era fácil publicar notas superficiales sobre la política y social del país.

Pero aunque los tiempos son otros, Peña ha logrado acaparar la atención mediática extranjera, no siempre con resultados favorables. La portada de la revista Time que despertó la polémica. Foto: especial Esta semana, la revista Time anunció el avance de su próxima edición que saldrá a la venta el 24 de febrero. En la portada aparecen Peña Nieto con el título “Salvando a México” y plantea en un reportaje escrito por Michael Crowley, cómo”las reformas radicales de Enrique Peña Nieto han cambiado la narrativa en su nación manchada por el narco”. El texto interior fue titulado por los editores: “El Comité para salvar México”. Ahí aparece una foto del jefe del Ejecutivo federal junto con el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob) Miguel Ángel Osorio Chong y el responsable de la Secretaría Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray Caso. En el previo se plantea que a los 47 años de edad, Peña Nieto ha descubierto que llevar la Presidencia de la República es “una empresa muy seria, especialmente en este momento crucial de la historia de México”. Más adelante, Time recuerda cómo hace cinco años la violencia del narcotráfico explotó en México y la economía mexicana se tambaleaba, al punto de que el Pentágono de Estados Unidos, comparó al país con el “caso perdido de Pakistán, una nación infestada de terroristas”. Sin embargo, plantea que las reformas estructurales conseguidas por Peña Nieto en su primer año de gobierno pueden dar un giro a la economía y también a la situación de violencia que vive el país”. Al respecto, usuarios de redes sociales comenzaron a circular imágenes, o memes, con mensajes completamente opuestos a los que planteó la publicación. El autor del artículo, respondió a las críticas que ha recibido a través de su cuenta de Twitter: “Remarkable how many critics of Mexico’s president seem to believe I must have literally taken a bribe to write a positive story about him” (Es notable cómo muchos críticos del Presidente de México creen literalmente que acepté sobornos para escribir una historia positiva sobre él”. También Andrés Manuel López Obrador, líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), reaccionó a la publicación y la calificó como “una desproporción, una barbaridad, un descontrol, una mentira”. López Obrador dijo que Peña Nieto al contrario de lo que mencionó Time “está terminando de hundir a México, como lo hicieron en sus tiempos los dictadores Antonio López de Santa Anna y Porfirio Díaz, así como el ex Presidente Carlos Salinas”. Contrario a la percepción de Time, otros medios extranjeros contrastaron a principios de año la situación económica de país con ángulos que van desde la riqueza hasta el efecto que tendrá la Reforma Hacendaria en las clases más pobres, así como los consecuencias que la firma del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) tuvo en distintos sectores. The Economist, publicó en un análisis que la Reforma Hacendaria que entró en vigor el 1º de enero de este año introduce nuevos impuestos que aunque están dirigidos a las personas de mayores ingresos económicos, afectan sobre todo a los habitantes más pobres del país. Por su parte, el diario The Guardian señaló que a 20 años de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), los beneficios no son evidentes, sobre todo en cuanto a cifras de desarrollo económico y de calidad de vida de los mexicanos. Para Estados Unidos por su parte, tampoco significó un “buen negocio”, pues se perdieron empleos y los salarios no se bajaron a la media mexicana, como se tenía el propósito. El periódico británico publicó que el Producto Interno Bruto (PIB) de México se duplicó de 1960 a 1980 y de haber seguido este patrón, la calidad de vida estaría en los niveles europeos, sin embargo, en las dos décadas pasadas -post TLCAN- se enfrascó en un periodo de cambios en el que dio más importancia a las políticas fiscales y monetarias en lugar de a las industriales y de desarrollo.

Peña | Salinas

Analistas y prensa extranjera coinciden: Enrique Peña copia el “modelo Salinas”.

La prensa

La revista “Time” anunció que en su próxima edición en la portada aparecen Peña Nieto con el título “Salvando a México”, pero “The Economist”, publicó en un análisis que la Reforma Hacendaria introduce nuevos impuestos que afectan sobre todo a los más pobres.




Volver arriba