Pena capital, un “acto de horror”

El PRD lamenta el desdén a las leyes internacionales

Familiares y amigos de Édgar Tamayo, anteayer  en una procesión

MÉXICO (EFE).- El PRD calificó ayer como un “acto de horror inhumano” la aplicación de la pena de muerte en Texas en casos como el que anteanoche afectó al reo mexicano Édgar Tamayo.

El reo fue ejecutado en una cárcel de Texas después de haber sido condenado a muerte en 1994 por el asesinato de un policía, en contra de peticiones múltiples para que se revisara el caso o se conmutara la pena.

El PRD recordó en un comunicado que desde hace más de tres décadas la pena de muerte ha sido aplicada en Texas en más de 500 casos.

“Significa un acto de horror inhumano equiparable con las penas que se aplican a los ciudadanos de aquellas naciones calificadas como totalitarias y antidemocráticas por la administración de Washington, a las que se ha empeñado en combatir de manera férrea desde hace décadas”, afirmó el partido.

También recordó que la tendencia mundial indica la desaparición paulatina de la pena de muerte en las leyes “de la mayoría de las naciones del mundo”.

El partido calificó como “un hecho lamentable” que el gobernador de Texas, Rick Perry “haya hecho caso omiso” del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya que hace diez años pidió la revisión de los casos de medio centenar de mexicanos, incluido Tamayo, al considerar que no tuvieron la suficiente asistencia consular durante el proceso judicial en su contra. Además repudió la violación de los tratados internacionales.

“Repudiamos el que, en una clara violación a los tratados internacionales vigentes, a la fecha cientos de ciudadanos de todo el mundo que desgraciadamente han cometido algún tipo de delito al encontrarse en territorio norteamericano sigan siendo privados de su derecho a recibir asistencia y protección por parte de las autoridades consulares de sus respectivos países”, afirmó el PRD.




Volver arriba