Animales exóticos y salvajes, atractivo de zoológico en Hidalgo

 

EPAZOYUCAN, Hgo. (Notimex).- Más de mil 200 animales de 200 especies, entre ellos ejemplares exóticos, silvestres y salvajes, habitan en el zoológico ubicado en este municipio, recinto con una extensión de 150 hectáreas, que puede ser visitado en un recorrido en automóvil o autobús panorámico.

El Tuzoofari se encuentra en Epazoyucan (lugar de epazote), Hidalgo, un poblado antiguo, en donde en 1540 se establecieron los frailes agustinos.

En la época prehispánica, el área quedó bajo el dominio de Teotihuacán, debido principalmente a que proveía de una importante materia prima, la obsidiana, que Teotihuacán se encargaba de distribuir a una gran parte de Mesoamérica.

En la actualidad, en el zoológico los visitantes pueden observar, alimentar, convivir y disfrutar de la presencia de la fauna que ahí se encuentra, en cuatro kilómetros de recorrido.

Entre las atracciones de la instalación se encuentran los perritos de la pradera, roedores silvestres de apariencia curiosa e inteligente que llegaron en julio del 2012 al parque recreativo, informó Rocío Herrero Mejía, gerente de comercialización del parque.

Además hay siete tigres de bengala, incluidos los dos cachorros que llegaron el 4 de agosto, de acuerdo con el gerente de Fauna del lugar, Guillermo Díaz Díaz.

Manifestó que el tigre de bengala es un felino carnívoro en peligro de extinción, pues se enfrenta a la deforestación, la caza furtiva y a la difícil situación para su reproducción.

El parque animal cuenta, asimismo, con una colección de lobos canadienses, animales inteligentes no domésticos que no habitan en ningún otro lugar del país, señaló Guillermo Díaz.La jirafa llamada ‘Hollywood’ es otro ejemplar que se exhibe en el parque, el cual se convierte en el mamífero más alto del mundo, debido a su extenso cuello y sus largas rodillas.

‘Holy’, como también la llaman, es un animal de ocho años y cinco metros de altura, que puede ser alimentado por los visitantes, quienes principalmente llegan del estado de México, Distrito Federal, Tlaxcala y Veracruz, manifestó Herrero Mejía.

Uno de los animales exóticos que habitan el recinto, es el ave cara cara, la cual mide de 51 a 61 centímetros, de patas largas y cresta muy rígida, un volador que se encuentra normalmente en los árboles.

El público puede disfrutar también de hipopótamos y cocodrilos, los primeros pueden pasar hasta 16 horas bajo el agua y los segundos son reptiles de gran tamaño con fuertes mandíbulas, muy atractivos para los visitantes.

Asimismo, antílopes indios, emús, jabalíes, gamos europeos, bisontes americanos, guajolotes silvestres, chimpancés, hienas, osos negros, jaguares, leones blancos, tigres de bengala y cebúes enanos.

Herrero Mejía indicó que proyectan la adquisición de nuevos ejemplares, como rinocerontes y elefantes, para que en diciembre se haga un relanzamiento del Tuzoofari.

Expresó a Notimex que los empresarios no descartan el eventual rescate de ejemplares que por ahora habitan en los circos del país. ‘Es una posibilidad, siempre con apego a la legalidad y siguiendo los lineamientos que dicten las autoridades’, dijo.

El zoológico pasó por dificultades económicas, que casi lo obligaron a cerrar sus puertas por falta de recursos, la cabeza del negocio, Santos Islas Morales, tocó puertas y Jesús Martínez, del Grupo Pachuca se preocupó por no dejar morir el proyecto, que emplea a 110 trabajadores, recuerda Herrero Mejía.

Una de las características de este zoológico es la reproducción de gran parte de las especies. En los últimos meses nacieron dos tigres de bengala (hembra y macho), llamas, burros sicilianos, jaguares, leones blancos (con varias camadas), león africano y una leona de barbari (Barbarita), especie extinta en vida libre.

Además de antílopes, ñu (ave más grande después del avestruz), liebres de la Patagonia y cerdos vietnamitas, que se reproducen mucho.

La administración del zoológico adquiere diariamente 300 kilogramos de carne de pollo y cerdo, además de los concentrados, granulado, alfalfa y avena, entre otros.

En el área de Zafari está proyectada la adecuación de un ambiente de sabana (flora y fauna) y aun cuando no hay cifras precisas, se estima que al menos se invertirán seis millones de pesos.

En el recorrido, los visitantes pueden interactuar con los animales en algunas áreas. ‘Pueden bajar de sus vehículos o del camión panorámico de la empresa y jugar con las especies’, refirió Herrero.

Hay un pequeño lago para aves, como cisnes y patos, un par de monos araña, ‘Holy’ la jirafa, a quien los visitantes ofrecen una zanahoria y se toman fotos con ella, así como osos negros, chimpancés y camellos.

Además, el área de felinos en encierro, con más de 60 ejemplares como el león de barbari, caracterizado por su gran melena, especie que no existe ya en vida libre, sólo en zoológicos y reservas, porque el humano acabó con su hábitat.

También pumas, leones blancos, tigres de bengala (blanco y naranja), jaguares. Hay asimismo lobos canadienses y dos parejas de lobos de crín, únicos en todo el país, los cuales provienen de Argentina.




Volver arriba