Motín en el penal de Chetumal

Motín en el penal de Chetumal

Cuatro reclusos y 3 policías resultan con heridas leves

Custodia policíaca a las afueras del Cereso de Chetumal, donde se levantaba una columna de humo y por ratos se oían disparos

CHETUMAL.- Cuatro reos heridos leves y tres policías, entre ellos el director, Joel Cardoso, fue el saldo de un motín registrado ayer por la tarde en el interior del Cereso, en el que participaron más de 300 reos.

De acuerdo con “El Universal”, durante más de dos horas, unos 300 elementos de la Marina, el Ejército, la Policía Federal, las policías judicial, estatal preventiva yla municipal preventiva deOthón P. Blanco acordonaron el penal y cerraron la vialidad que conduce a la penitenciaria por seguridad, en tanto restablecían el orden.

Armando García Torres, Procurador General de Justicia del estado, dijo que la trifulca comenzó porque hubo el reporte de alguna droga que se había metido, se hizo una revisión y eso generó que establecieran sanciones al interior; el enojo por estas medidas causó el motín.

“Se habló con ellos de manera directa, no hubo droga y obviamente el compromiso es que se mantenga el orden. Hay cuatro reos heridos, pero nada de gravedad y fueron atendidos por médicos de la procuraduría y por los policías son unos tres los lesionados levemente”, afirmó en entrevista fuera del penal.

También reconoció que fueron más de 300 los reos que participaron en la trifulca, pero no quiso confirmar que haya sido retenido Joel Cardoso, en tanto que el secretario de Gobierno, Gabriel Mendicuti Loría lo admitió.

“El director del penal estaba dialogando con ellos y se llegó a un acuerdo. El líder del autogobierno estaba allí, se señalaba que había droga y no pasó de ser un malentendido que exacerbó el ambiente en el penal”, agregó.

Los reos tenían piedras, palos y puntas, mientras que los policías utilizaron gas lacrimógeno para controlar la situación, pero afirmó que no hubo disparos.

García Torres señaló que al momento del motín había visitas, las cuales fueron resguardadas y en ningún momento corrieron riesgo.

Corrió la versión de familiares que los directivos del Cereso de Chetumal pretendían encerrar a Heriberto Campos, alias “El Diablo” en una celda con un grupo contrario y los internos se molestaron y lo impidieron.

Ante el temor que de pudieran rebasar en el número los internos a las fuerzas policiacas, pidieron el apoyo del Ejército y la Marina, además de hacer disparos con balas de goma, los cuales se escuchaban a las afueras del penal, así como gas lacrimógeno para repeler la trifulca.

Pasadas las 19:30 horas, las fuerzas policiacas lograron restablecer el orden.




Volver arriba