"Seguirá el hostigamiento"

“Seguirá el hostigamiento”

Defensores cuidan de inmigrantes que viajan a EE.UU.

Una activista espera el paso de "La Bestia" para alcanzar bolsas con alimentos a los inmigrantes centroamericanos que van a los EE.UU.

MÉXICO (EFE).- Rubén Figueroa, activista del Hogar Refugio para Migrantes “La 72″ de Tenosique (Tabasco), estaba presente la noche del pasado miércoles cuando las autoridades mexicanas interceptaron a 291 centroamericanos que estaban irregularmente en el país “agrediéndolos física y verbalmente”.

Los inmigrantes fueron localizados cerca de la comunidad de Chacamac, en Tabasco, mientras viajaban en caravana, pues no habían podido tomar el tren.

“Se está recibiendo a las personas que van entrando, ahora en el albergue hay más de un centenar pero en los próximos días se va a agudizar. No sabemos si la empresa ferroviaria va a continuar con la actitud de no dejarlos subir, pero de lo que sí estamos seguros es de que el gobierno federal va a continuar la represión hacia ellos y el hostigamiento”, apuntó el activista.

Según Figueroa, no es que los migrantes elijan subir al tren por gusto, sino que se ven obligados porque no pueden transitar por las carreteras por miedo a los puntos de revisión migratoria.

La preocupación de los defensores es tal que están incluso pensando en irse turnando por tramos para acompañarlos permanentemente, mientras el gobierno no les otorgue su principal reivindicación, el permiso temporal de libre tránsito por México.

Si tuvieran este permiso, expresa el padre Alejandro Solalinde, “podrían viajar en camión por distintas rutas y ya sería muy difícil que la delincuencia los focalizara, por lo que serviría bastante para salvarles la vida”.

En su camino a Estados Unidos, al no tener permiso legal para pasar por México, se convierten en seres vulnerables, presa fácil para las mafias del narcotráfico que los extorsionan, los reclutan forzosamente para sus organizaciones o capturan a las mujeres para prostituirlas.

Para que esta “tragedia humanitaria” deje de producirse y México se preocupe verdaderamente “del crecimiento de sus hermanos del sur”, apuntó Solalinde, los aires tienen que cambiar y el país tiene que ver que “no es tiempo de reprimir a los migrantes, sino de actuar”.

“Los aires tienen que cambiar y el país tiene que ver que noes tiempo de reprimir, sino de actuar”




Volver arriba