Apoyo a niños migrantes

Afirman que sí se les protege a su paso por México

Activistas exigen que el gobierno de México tome más medidas para proteger y respetar los derechos de los menores no acompañados

MÉXICO (El Universal).- Ante la carencia de datos exactos y confiables sobre el número de niños migrantes mexicanos no acompañados que viajan a Estados Unidos o de otras nacionalidades que cruzan México para llegar al país del Norte, la diputada Lucila Garfias Gutiérrez presentó una iniciativa para que el Inegi opere un Sistema Nacional de Infancia.

También coincidió con el gobierno mexicano en que el tema de la migración de menores y adolescentes no acompañados exige una perspectiva regional a través de políticas públicas y una visión en donde los países en conjunto se involucren, lo atiendan y lo resuelvan.

Este programa serviría de consulta obligatoria y de fundamento para el diseño de políticas públicas eficientes a favor de la infancia.

La integrante de la Comisión de Derechos de la Niñez, se pronunció por realizar un diagnóstico integral para dar una solución puntual, a través de políticas públicas adecuadas, al grave y complejo problema de los niños migrantes que se trasladan a Estados Unidos en busca de una mejor forma de vida.Dijo que estos infantes son expulsados por las condiciones de pobreza que resienten, inseguridad o separación familiar. También, que se deben tomar en cuenta sus condiciones de desarrollo, su lugar de origen y las garantías de educación, salud y alimentación de las niñas, los niños y los adolescentes. Hizo hincapié en la urgencia de impulsar el desarrollo económico de México para que las familias no se separen, para que encuentren ventanas de oportunidad en su propia nación y no tengan que buscar trabajo en otros países. Lamentó las cifras que este problema ha arrojado, como el hecho de que en 2012 el Inegi reportó a cerca de 16 mil menores de 18 años de edad repatriados a México por autoridades de Estados Unidos, y en 2013, la deportación de otros 11 mil 710 niños mexicanos no acompañados. Esta situación agregó, obligaría a realizar un registro puntual de los niños mexicanos que emigran, así como los que provienen de otros países, para conocer el problema en su justa dimensión, dijo la legisladora. Reprobó que en su paso por México, los niños migrantes sufran robos, violencia, secuestros, trata e incluso asesinatos por parte de las bandas del crimen organizado, datos que principalmente se desprenden de los trabajos de la prensa y de las organizaciones de la sociedad civil. Indicó que por parte de las autoridades mexicanas se carece de información que ratifique o descarte que dentro del Instituto Nacional de Migración, cuerpos policíacos y demás autoridades, existan casos de extorsiones, robos, agresiones físicas y sexuales, e incluso en cuanto al hacinamiento y mala alimentación en las estaciones migratorias. La representante de Nueva Alianza, sostuvo que se debe cumplir la legislación en la materia, tanto lo que establece nuestra Constitución, como los tratados internacionales que protegen los derechos de los niños, niñas y adolescentes migrantes. Es decir, la Convención sobre los Derechos del Niño; el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía; la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y sus Familiares. Así también la Convención Interamericana sobre Tráfico Internacional de Menores de 1994; el Protocolo de la ONU para prevenir, reprimir y sancionar la Trata de Personas y especialmente Mujeres y Niños; el Protocolo contra el tráfico ilícito de migrantes por tierra, mar y aire; la Convención sobre el Estatus de Refugiados de 1951; el Protocolo sobre el status de refugiados, entre otros. Garfias Gutiérrez, aseveró que “lo que exigimos para los niños mexicanos migrantes en otros países tenemos que garantizarlo en México, con una visión de respeto a los derechos humanos”. Consideró que el Estado mexicano debe involucrar a los Poderes Ejecutivo y Legislativo de forma permanente para establecer una coordinación de respuestas integrales a la crisis humanitaria de niños migrantes. Se pronunció también por promover la cooperación a nivel regional e incluso desde el propio seno de la ONU, para proteger y ayudar a todo niño migrante no acompañado, en el marco de la garantía de los derechos humanos. Indicó que dado que la migración involucra a diversos países, los esfuerzos deben ser conjuntos. Por ello, dijo, la cooperación internacional entre países de origen, tránsito y destino es una de las estrategias para enfrentar los desafíos. Insistió en que es necesario promover que los países miembros de la ONU adopten un enfoque global que permita hacer frente a todos los factores que contribuyen a la migración. Entre ello, prosiguió, el subdesarrollo, la pobreza, las disparidades económicas, las estructuras socioeconómicas no equitativas, la disfunción de las familias, la falta de educación, la migración del campo a la ciudad, la discriminación por motivos de sexo, el comportamiento sexual irresponsable de los adultos, las prácticas tradicionales nocivas, los conflictos armados y la trata de personas. Al señalar que se debe analizar el caso de cada niño migrante no acompañado para brindarle las opciones específicas, con el fin de que se garantice de manera plena sus derechos humanos y no se regrese a los menores de edad a la misma situación y problemática por la que salen de sus países de origen, exhortó a las autoridades de EUA a firmar la Convención sobre los Derechos del Niño.

Por otra parte, la subsecretaria de la SRE para América Latina y El Caribe, Vanessa Rubio, afirmó ayer que una vez que los menores migrantes de otros países pasan por México, las autoridades se aseguran que estén adecuadamente resguardados por parte del Instituto Nacional de Migración, albergues del DIF, organizaciones no gubernamentales y, en el caso de la cancillería mexicana, verificar que la repatriación respete los derechos de los niños.

A pregunta expresa sobre si es equivocada la percepción de la primera dama de Honduras, Ana García de Hernández, en el sentido de la permisividad de las autoridades mexicanas del tránsito de los menores y su maltrato en el camino, que puede llegar hasta la muerte, señaló: “Yo no diría que la percepción de nadie es equivocada, yo creo que todos tenemos una visión de lo que está sucediendo, una preocupación en la coyuntura de este incremento significativo de menores no acompañados”, resaltó la subsecretaria.

Entrevistada en la XVI Conferencia Iberoamericana de Ministras y Ministros de Administración Pública y Reforma del Estado, la funcionaria evadió responder de manera directa si le preocupa a México que el gobierno de Estados Unidos le retire el apoyo por no cumplir con la labor de contener a los migrantes, acción impulsada por legisladores republicanos y el gobernador de Texas, Rick Perry.No obstante, precisó que el fenómeno es regional y humanitario, donde se debe resguardar el derecho de los niños.”Estamos haciendo todos los esfuerzos para en las distintas fases del proceso de tránsito poder identificar adecuadamente a los menores, que deben estar con sus familiares. Lo más importante para nosotros es que México tenga las herramientas para poderlos atender en esta coyuntura y también tener una mejor comunicación con los estados expulsores”, indicó.




Volver arriba