El Diario de Yucatán

Mexicanos en Francia hablan del caso Cassez

 

Foto de archivo de Florence Cassez, tras su arresto en diciembre de 2005

PARÍS, Francia.  (EL UNIVERSAL).- El recibimiento que ha  tenido Florence Cassez a su regreso a París ha sido muy criticado  por la mayoría de los ciudadanos mexicanos residentes en esta  ciudad, quienes lo consideran exagerado, denuncian que el gobierno  que preside el socialista Francois Hollande lo ha utilizado para  tapar los verdaderos problemas que hay en el país, y además lamentan  el enorme costo que ha tenido en cuanto a seguridad, dinero que se  ha pagado con el impuesto de todos los ciudadanos.

 

Por su parte los franceses, la mayoría de los cuales la consideran  inocente, les parece algo normal e incluso lo comparan con casos  como el de la periodista Florence Aubenas que en el 2005 fue  secuestrada en Iraq y luego liberada, o el de Ingrid Betancourt,  secuestrada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia  FARC.

 

“Estoy impresionada y muy enojada con la ultramediatización que ha  tenido el tema tanto en Francia como en México”, asegura Janela Gosain, una maestra de filosofía  de 53 años que lleva 28 viviendo en París. “No sé si es inocente o  no, pero lo que sí sé es que es un insulto todas las horas que los  medios de comunicación franceses le han dedicado al tema para  ocultar una realidad”, añade. “Francia está viviendo una guerra en Mali de la que desde que  Florence llegó ya casi no se habla. Y como ejemplo se puede citar  que unas horas antes de que ella llegara había aterrizado en París  el cuerpo del rehén asesinado en Argelia y en los medios casi no se  le dio cobertura, mientras ella no deja de aparecer y de dar  entrevistas”, denuncia.

 

También la periodista mexicana Alicia Leos, critica el recibimiento  a la francesa. “Entró en la cárcel como una criminal y sale como una  víctima y con laureles”, apunta. Ambas no saben si Florence es culpable o inocente. “Eso corresponde  que lo digan los jueces”, apuntan. “Y que la hayan recibido en el pabellón de autoridades, con una  alfombra roja y que esté alojada en un hotel que además de ser un  palacio es uno de los más caros de París me parece un escándalo”,  asegura Yanela.

 

Leos además destaca el hecho de que la noticia de su liberación se  ha tomado como “una victoria para los franceses y una derrota para  los mexicanos y tampoco es así”, dice. “Lo que ha servido es para  que en Francia ya no se hable de la guerra en Mali ni de la cifra de  desempleo que se conoció ayer y que asciende a más de 3 millones y  medio de personas, ni de los más de 8 mil trabajadores de Renault  que van a despedir, ni de tantos otros problemas que tiene el país”,  apunta. “Y en el caso de México ocurre lo mismo”, añade. “Se ha  puesto una cortina de humo sobre los verdaderos asuntos que nos  interesan a los ciudadanos”, explica.

 

Ambas achacan el gran recibimiento a Florence al sentimiento  patriótico que tienen los franceses. “¿Tú crees que el ex presidente  Felipe Calderón y el actual presidente Enrique Peña Nieto se  hubieran implicado en mi liberación como han hecho Hollande y  Nicolas Sarkozy con Florence, si a mi me hubieran detenido en  París? Por supuesto que no”, asegura Leos. “Por eso a los franceses hay que  reconocerles su solidaridad con sus compatriotas”.

 

Leos, que es además tesorera de la Asociación “Gilberto Bosques”  (que fue embajador de México en Francia durante la II Guerra  Mundial), una asociación que se dedica a ayudar a las comunidades  mexicanas desde el exterior, no cree que la liberación de Florence  sirva ahora para decir que la justicia mexicana es un ejemplo. “Nuestro estado de derecho está podrido desde hace muchos años y  esto lo que demuestra es que la justicia es sólo para unos cuantos y  a merced del presidente de turno”, dice. “Porque cuántos mexicanos  no hay en la misma situación que Florence, es decir, falsamente  inculpados y no han sido liberados”, se pregunta. “Florence es el  ejemplo de que en México no hay justicia”, apunta Armando Serrano  Prieto, que lleva apenas dos años viviendo en París donde trabaja  como técnico en mantenimiento de departamentos. “Y el recibimiento  que le han hecho los franceses es ejemplo de su patriotismo. Era lo  que me esperaba”.

 

La periodista Mila Rivault considera normal el recibimiento que se  le hizo a Florence. “Siempre se actúa así en estos casos”,  reflexiona. “Igual hicieron con la periodista francesa que fue  secuestrada en Iraq en el 2005 y con Ingrid Betancourt”, asegura. “Y  aunque no es comparable porque ellas no sufrieron un proceso  judicial, sí es verdad que Florence fue detenida, pero por algo que  no hizo porque yo estoy segura de su inocencia”. Rivault considera que es inocente “y me parece muy bien que la hayan  liberado y enviado a Francia. Ha sido una injusticia que haya  permanecido siete años presa por algo que no hizo”. Una opinión que  comparten la mayoría de los franceses.- (Por Ana Anabitarte)

Tweet Share G+ Share Pin It