Pemex destaca necesidad de redoblar sus esfuerzos de cuidado ambiental

Instalaciones de Pemex

Instalaciones de Pemex

MÉXICO  (Notimex).- El desempeño ambiental de Pemex fue negativo en 2013, por lo que los retos actuales y los que plantea la transformación de la empresa, obligan a redoblar esfuerzos para hacerla más limpia, eficiente, segura y responsable.

Durante la presentación del informe sobre el Desempeño 2013 y la Estrategia Ambiental de Petróleos Mexicanos (Pemex), el director corporativo de Operaciones de la paraestatal, Carlos Murrieta, reconoció que con respecto a 2012, el año pasado hubo un incremento de 12.7 por ciento de sus emisiones a la atmósfera.

Ese incremento se debió principalmente por el activo Cantarel y el Centro de Proceso de gas sacal, la reparación de una unidad recuperada de azufre, así como el uso de mayor uso de combustóleo para apoyar el suministro de gas en el país.

Añadió que el uso de agua cruda en las instalaciones de Pemex se incrementó 4.6 por ciento en 2013 respecto a 2012 debido principalmente al menor reuso de agua derivado de transferencia, acondicionamiento operativo y capacitación de personal de plantas de tratamiento de aguas residuales operadas por contratos de servicios a terceros.

Asimismo, en la descarga de agua residual se presentó un alza de 24 por ciento por la masa contaminante vertidos en cuerpos receptores, aunque subrayó que pese a presentar un incremento en todos los casos, se cumple con los parámetros establecidos en la normatividad ambiental.

Mientras que el inventario de residuos peligros al cierre de 2013 disminuyó cuatro por ciento con respecto a 2012 y se observa una tendencia a la baja con respecto a los próximos seis años, motivado principalmente por mejores prácticas de almacenamiento y disposición, reduciendo los tiempos de permanencia dentro de las instalaciones.

El funcionario señaló que materia de atención a sitios contaminados, se atendieron 53 hectáreas afectadas en 2013 y durante el año se incorporaron 50 hectáreas más.

Ello, detalló, debido principalmente por tomas clandestinas, problema que es básicamente lo que provocó el aumento, lo que dio como resultado final más de mil 20 hectáreas afectadas al cierre de 2013.

Resaltó que en 2013 Pemex recibió 105 certificados de industria limpia de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) por mejoras en el desempeño ambiental.

Frente a esos resultados, subrayó que obliga a Pemex redoblar su desempeño ambiental para detectar las áreas de oportunidad detectadas en esta rendición de cuentas para realizar las operaciones de manera limpia.

Añadió que para ello, cuenta con la ejecución de iniciativas agrupadas en dos áreas de responsabilidad, las correspondientes a la función ambiental y las que recaen en la línea de mando, en esta última repercute directamente la reducción del impacto de operaciones del medio ambiente.

En ese punto, agregó que se definieron acciones hacia los procesos operativos con metas de mejora ambiental para 2015-2019, entre éstas se considera una reducción promedio de la emisión de bióxido de carbono equivalente a 35 por ciento, con relación a 2008.

Carlos Murrieta señaló que con ello, se permitirá cumplir con los compromisos establecidos en materia de mitigación en materia de cambio climático.

Como parte de los retos, indicó que también se planea incrementar el reuso de agua en 31.5 por ciento, al pasar de 40 millones de metros cúbicos a 52.6 millones en 2019; mientras que se pretende reducir la generación de residuos peligros en 37.6 por ciento.

Además de que se pretende continuar con las acciones de caracterización y remediación en 840 hectáreas afectadas de suelo en los próximos cinco años, equivalente a 82 por ciento del pasivo ambiental de Pemex.

Respecto a las iniciativas de la función ambiental, agregó que se hace especial énfasis en el corto plazo para lograr la estandarización de los procesos de gestión en materia de impacto ambiental, agua, pasivos ambientales y de residuos, entre otros temas.

Ello, dijo, con el propósito de afrontar los retos que implica la transformación hacia una empresa productiva del Estado y por la apertura del sector de hidrocarburos ante nuevos actores.

Agregó que la estrategia ambiental también incorpora acciones de reducción de emisiones a la atmósfera y de cambio climático, en el que destaca el programa para disminuir la huella de carbono y minimizar la vulnerabilidad de las operaciones, ha realizado un plan sustentado en tres ejes, mitigación, adaptación y temas transversales.




Volver arriba