México tiene derecho a un ambiente sano

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chiapas  (Notimex).- México tiene derecho a un ambiente sano, por lo que el esfuerzo de las instituciones y sociedad debe apuntar hacia el saneamiento y la conservación, señaló el delegado de la Semarnat, Amado Ríos Valdez.

El funcionario de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) añadió que es un derecho constitucional, pues una buena parte de la población está expuesta a mala calidad del aire y del agua o a la degradación de los suelos que afectan su salud y bienestar.

Hizo un llamado a mejorar la calidad del ambiente, lo cual es un enorme reto, a la vez, ofrece una gran oportunidad para generar empleos, valor agregado y detonar el crecimiento económico que ayude a disminuir la pobreza.

Al reunirse con académicos en la Universidad Autónoma de Chiapas (Unach) insistió en la importancia de emprender acciones inmediatas y urgentes con resultados a corto, mediano y largo alcance para luchar contra el cambio climático.

Acompañado del rector de la Unach, Jaime Valls Esponda, reconoció que uno de los pasos más importantes fue la publicación de la Ley General de Cambio Climático.

La cual, añadió, establece el marco institucional para las acciones de adaptación y mitigación nacionales, además de la división de las responsabilidades entre los órdenes de gobierno federal, estatal y municipal.

Ríos Valdez enfatizó que el cambio climático es un hecho, no una simple teoría, las evidencias son cada vez más contundentes y preocupantes, México y sus entidades en particular, tienen oportunidades para mitigar sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Tenemos, dijo, que tomar las decisiones para reducir las del sector energético, a través del impulso a las energías renovables. Según estimaciones, en 2010 se emitieron en el país poco más de 35 mil toneladas de bióxido de carbono.

Afirmó que la reducción de emisiones podría lograrse por la mejora de la eficiencia de los combustibles en los vehículos nuevos, su control en los usados, así como por el manejo integral de residuos, detener la deforestación y promover la reforestación, las plantaciones y el manejo sustentable de los bosques.

Refirió que cerca del 80 por ciento de los contaminantes atmosféricos que se generan en el territorio provienen de los vehículos automotores, cuya flota en 2011 se estimó en 31.9 millones de unidades, pero ha crecido el número.

Necesitamos, comentó el funcionario, promover compromisos de ciudadanos, organizaciones civiles y sociales, estudiantes, académicos, gobiernos y todos los actores en general.

Trabajar, continuó, por evitar la contaminación de las aguas, el suelo y el aire, para frenar la degradación de los bosques y todos los ecosistemas y para promover un desarrollo armónico, equilibrado, solidario y sustentable.

“Tenemos que ahorrar energía y utilicemos las energías limpias, productos sustentables, ecológicos y que no hayan generado destrucción de bosques y selvas; reusemos, reciclemos, reduzcamos el consumo, reeduquemos, el futuro de la vida humana depende de nosotros”, concluyó.




Volver arriba