Comunidad pobre en medio de una rica biodiversidad

Comunidad pobre en medio de una rica biodiversidad

1_030314p6nal3photo01

 

TUXTLA GUTIÉRREZ (Notimex).— La comunidad La Lupe, del municipio de Acapetahua, está asentada en un territorio rico en biodiversidad y sus habitantes viven en la pobreza, pero ahora se organizan para crear una Red de Ecoturismo.

Colectan conchas que expulsan las olas del mar, basura, leña, coco seco, cáscara, raíces y troncos para secarlos en el sol y elaborar artesanías, pero lamentablemente hay poca afluencia de visitantes y más bien dependen de la Semana Santa.

Los moradores de La Lupe, conocedores de la maravilla natural en que viven, se ha unido a otras comunidades para crear una Red de Ecoturismo, en la Reserva de la Biosfera La Encrucijada.

La presidenta de la Sociedad Cooperativa Artesanos Bahías del Mar, Marina Altamirano, indicó que necesitan de la ayuda gubernamental para promoción turística, atracción de visitantes y venta de artesanías.

Marina Altamirano explicó que la ubicación geográfica es una barrera que los obliga a vivir en la pobreza en medio de la gran riqueza natural, ya que a la comunidad se llega en transporte al municipio de Acapetahua, luego hay que desplazarse al embarcadero Las Garzas, a 30 minutos de la ciudad.

También reiteró que por las mañanas, antes de la salida del sol, hombres y mujeres salen a buscar conchas a la orilla del mar, lo mismo por la tarde, una vez que el sol no está fuerte, luego las llevan a un improvisado taller, en el que tienen pocas herramientas.

El taller de artesanías es una casa de madera y palma, en una de las esquinas se encuentra una colección de cocos secos, una hamaca, dos mesas, una silla y troncos, en la parte posterior dos baños y un pozo artesiano construido en la arena.

Con los cocos elaboran figuras de animales que habitan en la Reserva de la Biosfera La Encrucijada, monos, loros, garzas; con los troncos y raíces hacen iguanas, flores, cocodrilos, delfines, ballenas, en tanto que con las conchas collares, rosarios, pulseras, aretes, anillos.

Marina Altamirano refirió que el centro de población La Lupe cuenta con unas 80 casas, todas asentadas en la playa, las cuales son de madera y palma y sólo una tiene piso de cemento.

La mejor casa es la sala de exhibición de las artesanías, de unos 100 metros cuadrados, asentada sobre la arena a unos 100 metros de la orilla del mar, su cimiento es de concreto, sus paredes a una altura de un metro es de ladrillo, luego se complementa con madera.

El techo es de palma y al interior dos vitrinas que muestra la producción de los artesanos.

Sus habitantes también se dedican a la pesca en el Sistema Lagunario Chantuto Panza Cola, sólo que la actividad es artesanal, sus lanchas son de poca capacidad, la mayoría tiene cayuco o canoa.

A su vez, las mujeres han aprendido a elaborar manteca, aceite, bronceador, jabón y shampoo a base de coco, lo ofrecen al que llega para protegerse del sol.

Por ahora, los vecinos de La Lupe trabajan para crear su Red de Ecoturismo, para recibir visitantes, ofrecerles sus productos y llevarlos a recorrer por ese paraíso de Chiapas.




Volver arriba