Marcha a favor de la paz

Autodefensas, sin armas y de blanco, en Apatzingán

1 / 3


Una vez que llegaron a Apatzingán los autodefensas realizaron, entre otras cosas, retenes para hacer revisiones a vehículos sospechosos
Un grupo de los autodefensas con las playeras blancas adornadas con una cruz que portaron al entrar ayer a Apatzingán.
La entrevista que sostuvieron en la catedral de esa población michoacana con el sacerdote Gregorio López


MORELIA (EFE).- Uno de los grupos de autodefensa que operan en la región de Tierra Caliente ingresó ayer de forma pacífica en el municipio de Apatzingán, el principal bastión del cártel del narcotráfico “Los Caballeros Templarios”.

Hipólito Mora, líder de este grupo originario de la comunidad de La Ruana, del municipio de Buenavista Tomatlán, colindante con Apatzingán, encabezó a cerca de cien hombres, quienes dejaron las armas en su comunidad para ingresar vestidos de blanco en la catedral.

Mora reveló que los autodefensas se entrevistaron con el sacerdote Gregorio López Jerónimo, quien encabezó por la tarde una marcha por la paz y dirigió una oración.

El líder autodefensa anticipó que él no participará en ningún tipo de cateo o revisión a viviendas de forma ilegal y que se mantendrá coordinado con las fuerzas federales de seguridad, que desde el pasado 13 de enero tomaron el control de la región de Tierra Caliente.

También subrayó que no cuenta con ningún tipo de armas en Apatzingán, y que sólo cuenta con la protección de la policía federal y del Ejercito mexicano.

El grupo que encabeza Mora se instaló a un costado del templo católico, en espera de indicaciones del sacerdote Gregorio López para salir a marchar por la tarde.

En tanto, los otros grupos autodefensas que operan en la región de Tierra Caliente, coordinados por quien se hace llamar “El comandante 5″ pidió a las fuerzas federales que arrestasen a Mora por adelantarse, supuestamente, a un plan que tenían todos los grupos de autodefensa para tomar Apatzingán.

Esos grupos tenían previsto instalar filtros en todas sus salidas y revisar ilegalmente viviendas en busca de integrantes de “Los Caballeros Templarios”.El gabinete de seguridad estatal sesiona de manera urgente en Morelia, encabezado por el gobernador Fausto Vallejo, en tanto que mandos de la policía federal, el Ejército y de la Secretaría de Marina también se mantienen alerta en la 43a. zona militar con sede en Apatzingán para evitar cualquier choque armado entre los grupos y los narcotraficantes.El grupo de Mora destaca por ser el más mesurado en la toma de las decisiones y no ve el uso de las armas de fuego como una herramienta para combatir al cártel, sino sólo para defenderse ante sus ataques.Los otros grupos de autodefensa que operan en la región estaban en espera de coordinarse para ingresar en Apatzingán. Su idea era tomar la plaza principal y combatir al cártel en su principal bastión, donde se dice que vivía Nazario Moreno “El Chayo”, líder máximo de la organización criminal.”Los Caballeros Templarios” surgieron en 2011 como una escisión del cártel de “La Familia Michoacana” y son señalados como responsables de la producción de drogas naturales y sintéticas que luego exportan a Estados Unidos, pero también se dedican a delitos como la extorsión, el secuestro y el homicidio.Ante el deterioro de la situación y el vacío de autoridad en Michoacán, grupos civiles tomaron las armas en el último año para hacer frente a la organización criminal y poco a poco se han extendido hasta operar ya en 22 de los 113 municipios del estado.La expansión de las autodefensas y los enfrentamientos con los “templarios” llevaron al gobierno federal a lanzar hace tres semanas una vasta operación que ya permitió la captura de Dionisio Loya Plancarte, alias “El Tío”, uno de los principales líderes de la banda criminal.

Por la tarde, el sacerdote Gregorio López Jerónimo, conocido como “El padre Goyo”, hizo un llamado a “Los Caballeros Templarios” a que se entreguen voluntariamente y se sometan a la ley.

De acuerdo con el portal sinembargo.mx, “El padre Goyo” llamó a la ciudadanía a “limpiar” su ciudad y al gobierno del estado, que está “coludido” con el grupo criminal.

Durante una misa por la paz realizada en la catedral de Apatzingán, el sacerdote convocó a la población a no temer a pesar de que en las redes sociales “están tratando de meter miedo”.

“Hoy Apatzingán tiene la gran tarea de limpiar la ciudad, el municipio y el gobierno del Estado que está coludido con los ‘templarios”, agregó.

El padre López pidió que quienes colaboren con la organización criminal se vayan o “se queden bajo su propio riesgo”.

También lamentó que a lo largo de los años “nos fuimos acostumbrando a la ilegalidad, a la cuota, a la mentira; nos hemos habituado a lo fácil, al cochupo”.

El cura llamó a respetar la legalidad porque “quien no respeta un semáforo, no es capaz de respetar ni a su madre. No podemos vivir en los sepulcros porque eso nos convierte en gente esclava”.

Durante la homilía, se repartieron playeras blancas de la organización cristiana Consejo Ciudadano Responsable de Impulsar el Sano Tejido del Orden Social (Ccristos), que encabeza el religioso.




Volver arriba