La reforma, a los estados

Deben aprobarla ahora al menos 17 de las 31 entidades

Conato de bronca ayer durante la votación de la reforma energética, que se realizó en el auditorio "Aurora Jiménez" de la Cámara Baja

MEXICO (AP y EFE).- La Cámara de Diputados aprobó ayer la más grande reforma energética en 75 años que abre la industria petrolera a la inversión privada y pone fin al monopolio estatal.

Tras una tumultuosa sesión de 20 horas, la Cámara Baja avaló con 353 votos a favor y 134 en contra la reforma que modifica la constitución y permite al gobierno dar contratos y licencias a empresas nacionales y extranjeras para que participen en la exploración y producción de petróleo y gas.

Previamente aprobada por el Senado, el presidente Enrique Peña Nieto prácticamente logró el avance de su principal reforma de una serie de propuestas de modificaciones legales con las que busca transformar a México en la segunda economía de Latinoamérica.

Por tratarse de una modificación a la Constitución, la reforma aún debe ser aprobada por cuando menos 17 de los 31 congresos estatales, aunque es casi un hecho que será aprobada debido a que el PRI, el del Presidente y el que tiene la mayoría del Senado y la Cámara Baja, gobierna en la mayoría de los estados.

Líderes de la izquierda, cuyos legisladores votaron en contra por considerar que significará la privatización de la industria, han dicho que buscarán impulsar una consulta popular para tratar de revertir la reforma.La reforma toca fibras sensibles en un país que en las últimas décadas ha visto a la industria petrolera como un símbolo de soberanía y nacionalismo.La industria petrolera fue nacionalizada en 1938. Algunos izquierdistas también dijeron que se corre el riesgo de que multinacionales, sobre todo las del país vecino Estados Unidos, tomen el control de la industria petrolera como ocurrió antes de la nacionalización de 1938.México es uno de los cinco principales exportadores de crudo a Estados Unidos con más de un millón de barriles al día.”Creemos que la apertura de los mercados de México, para decirlo claramente, es muy bueno para el pueblo de México y las personas en cualquier parte del mundo que usa energía”, dijo William Colton, vicepresidente de planeación estratégica corporativa de la Exxon Mobil, en una conferencia por internet previo a la votación. Luego de décadas de una creciente producción de crudo, Pemex ha enfrentado problemas en los últimos años para sostener la extracción de petróleo y gas, lo cual ha llevado a varios actores a considerar necesario hacer un cambio profundo en el sector para revitalizarlo. La producción de crudo en México tuvo en 2004 su mayor nivel, con un promedio de aproximadamente 3.4 millones de barriles diarios. A partir de 2005 comenzó a descender y actualmente se ubica en unos 2.5 millones de barriles diarios.A diferencia de oficialistas y conservadores que ven indispensable la apertura al capital privado, la izquierda sostiene que sólo es necesario fortalecer a Pemex y dotarla de mayores recursos para invertir.La sesión en la Cámara de Diputados se inició la tarde del miércoles en un edificio alterno debido a que un grupo de diputados de izquierda entró al recinto principal y bloqueó los accesos, incluso con cadenas, para impedir el debate del proyecto.Apenas unas cuantas horas antes el Senado había votado por mayoría a favor de la reforma que según las autoridades podrá detonar importantes inversiones y un mayor crecimiento económico del país.Grupos empresariales y analistas del sector se han manifestado a favor de la reforma, además de que algunos creen que ayudará a los tres países que integran el Tratado de Libre Comercio de América del Norte: México, Estados Unidos y Canadá.”Vamos a poder desarrollar servicios y capacidades en materia de energía que puedan ser transferidos de un país a otro”, dijo a AP Thomas Donohue, presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos.”Tenemos que reconocer que éste es un esfuerzo importante en un sentido histórico.Sin embargo, los desafíos son enormes debido a la cantidad de cosas que se tienen que hacer para implementar la reforma’”, dijo Michelle Michot Foss, titular del Centro de Economía Energética de la Universidad de Texas. La jornada en la Cámara de Diputados estuvo marcada por momentos por reclamos y gritos, e incluso sollozos y un semidesnudo.Antonio García Conejo, diputado del PRD, subió a la tribuna y comenzó a quitarse la ropa hasta quedar en calzoncillos en una manera de representar lo que a su juicio hace la reforma: un “despojo” a la nación.El proyecto modifica la constitución y permite al gobierno otorgar contratos y licencias para la exploración y producción a empresas multinacionales, algo expresamente prohibido hasta ahora y que muchos mexicanos consideran tabú.La izquierda, que ha promovido protestas diarias en calles de la capital y frente al Congreso, había dicho que antes de discutirse en las cámaras la reforma debía someterse a una consulta popular.La energética es la principal pieza de una serie de reformas promovidas por el presidente Peña Nieto en sectores como la educación, el sistema fiscal y las telecomunicaciones.Sin embargo, la reforma aprobada va más allá de la que originalmente propuso el mandatario, al establecer mayores modalidades en las que la iniciativa privada puede participar en la industria petrolera.La iniciativa original del gobierno sólo consideraba contratos para compartir ganancias.La reforma establece también la creación del llamado Fondo Mexicano del Petróleo, administrado por un fideicomiso encabezado por el Banco Central y que manejará la riqueza generada por la renta petrolera.El grupo financiero Barclays consideró que una vez que se hayan hecho las adecuaciones a las leyes secundarias, los contratos con empresas privadas podrían materializarse hacia 2015 y los primeros flujos de inversión hacia 2016.En una nota analítica, Barclays estimó que la reforma podría contribuir en un 1.5% al crecimiento económico, con lo cual México podría tener tasas sostenidas de crecimiento de un 5%.Una preocupación que han manifestado algunos es la corrupción en Pemex, que tiene un poderoso sindicato encabezado por Carlos Romero Deschamps, cuya familia ha sido exhibida en la prensa por su ostentoso nivel de vida.Pemex tiene un estimado de 155,000 empleados, de los cuales unos 101,000 son sindicalizados, según el Centro de Investigación para el Desarrollo. Romero Deschamps, quien también es senador por el oficialismo, estuvo inicialmente a favor de la reforma, que prácticamente no tocaba al sindicato.Sin embargo, en un cambio de última hora aprobado por ambas cámaras, se acordó remover al sindicato de su representación en el consejo de administración de Pemex. Romero Deschamps no votó al final.La reforma también incluye que deberán desarrollarse mecanismos para prevenir y castigar la corrupción en los nuevos contratos que se hagan.

Artículos modificados

La reforma aprobada modifica los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución mexicana, vinculados con el sector eléctrico y de hidrocarburos, y fija además 21 artículos transitorios para adecuar el marco jurídico de la iniciativa y precisar disposiciones.

El artículo 25 reformado introduce el concepto de “empresas productivas del Estado” en las áreas estratégicas, garantiza su eficacia, transparencia y rendición de cuentas, y agrega el término de “sustentabilidad” en el desarrollo industrial.

En el artículo 27, referido al dominio del Estado en los recursos naturales, fija el control y la planificación pública del sistema eléctrico, pero abre la puerta a particulares para que puedan participar en la industria eléctrica.

Fin al monopolio

En el tema de hidrocarburos, se termina con el monopolio del Estado (Pemex) y se abre la posibilidad de fijar contratos con empresas públicas y también con particulares.

“En cualquier caso -insiste el artículo enmendado-, los hidrocarburos en el subsuelo son propiedad de la Nación y así deberá afirmarse en las asignaciones o contratos”.

La modificación al artículo 28 fija la creación del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, que administrará y distribuirá los recursos obtenidos por contratos que se hagan en materia energética. La regulación quedará a cargo de la Comisión Nacional de Hidrocarburos y de la Comisión Reguladora de Energía.

Transitorios

También se presentan 21 artículos transitorios del decreto que presenta la reforma, empezando con su aplicación, que será al siguiente día de su publicación en el Diario Oficial federal.

El tercero convierte a la Comisión Federal de Electricidad y a Pemex en “empresas productivas del Estado”, un cambio que quedará regulado posteriormente con leyes adicionales, con un plazo máximo de dos años.

Otro de los artículos transitorios fija un plazo de 120 días para que el Congreso haga las adecuaciones del marco jurídico, entre ellas “las modalidades de contratación” entre el Estado y las empresas energéticas.

Las contraprestaciones ligadas a estos contratos son cinco: en efectivo para contratos de servicios, un porcentaje de la utilidad, un porcentaje de la producción obtenida, la “transmisión onerosa de los hidrocarburos” una vez hayan sido extraídos y, finalmente, una combinación de las anteriores opciones.El Estado se reserva la elección de la modalidad de contraprestación “atendiendo siempre a maximizar los ingresos”.La Secretaría de Energía se encargará de adjudicar a Pemex las áreas de explotación, inclusive las que está ya operando, y la petrolera deberá acreditar “capacidades técnicas, financieras y de ejecución” necesarias para la explotación.Pemex tiene un plazo de noventa días desde la entrada en vigor de la reforma para presentar las solicitudes de las áreas que se quiere reservar, y la Secretaría de Energía emitirá su resolución en un plazo máximo de 180 días a partir de la presentación de la petrolera.Otro artículo transitorio pide al Parlamento que se hagan cambios en el marco jurídico para asegurar la autonomía de presupuesto, técnica y de gestión de CFE y Pemex.En el caso de Pemex, el consejo de administración estará integrado por cinco consejeros del Gobierno, incluido el secretario de Energía, quien lo presidirá, y otros cinco “consejeros independientes”.Eso implica la salida del consejo de administración de Pemex de los representantes que tiene el poderoso sindicato de petroleros, liderado ahora por Romero Deschamps.

Reforma | Pemex

Pemex reiteró ayer que no se privatizará y que seguirá siendo de los mexicanos.

Motor del crecimiento

La empresa afirmó que con la reforma energética la industria petrolera volverá a ser motor del crecimiento económico del país, ya que permitirá la creación de medio millón de empleos adicionales en este sexenio.

Mejor situación

También se mejorará la situación financiera de la empresa, al disponer de más recursos para inversión y mantenimiento.




Volver arriba