La etnia huichol inicia su viaje sagrado a Wirikuta

1 / 3


La etnia huichol inició ayer su viaje a Wirikuta, su lugar sagrado, ubicado en San Luis Potosí, donde pedirán a sus dioses frenar el problema de embarazos de adolescentes y la deserción escolar entre sus jóvenes. Los terrenos en los que se asienta el sitio sagrado están en disputa con compañías mineras.


TEPIC (Notimex).- El gobernador tradicional wixarika (huichol), del municipio Del Nayar, J. Santos Rentería de la Cruz, señaló que con el final de la temporada de lluvias, su etnia, residente en tres estados del país, inicia el viaje hacia el sitio sagrado de Wirikuta, ubicado en San Luis Potosí.
En entrevista, Santos de la Cruz explicó que la fiesta del tambor antecede a este recorrido y se realiza con el fin de agradecer la cosecha del maíz, las calabazas y la productividad de la tierra, además, no tiene una fecha específica para iniciar, debido a que se relaciona con cuestiones climáticas.
El viaje a Wirikuta, dijo el gobernador tradicional, simboliza para los wixaritari (huicholes, en plural) la creación del Universo o del mundo, por ello la relevancia de este lugar sagrado, donde encuentran la flor del peyote, tutú o hicuri.
Indígenas marak’ames, autoridades tradicionales y familias de Nayarit, Durango y Jalisco, emprenden este viaje.
“Mis abuelos me dieron mi nombre que es Haituakame, que significa dirigente de peyoteros, el que va frente de los peregrinos”, manifestó el entrevistado, al señalar que el viaje representa “la cacería del venado y del maíz, que son al mismo tiempo, representados en el peyote”.
Según la leyenda wixarika, cuatro jóvenes persiguieron para cazar, por varios días, a un venado en el desierto de Wirikuta, pero éste, cuando estuvieron cerca los cazadores, se escondió y al llegar hasta ahí los jóvenes, encontraron varias plantas de hicuri, formando la figura de un venado.
El peyote simboliza el venado y el maíz, al mismo tiempo, siendo una suerte de trilogía divina, al que acceden los wiraritari, a través de este viaje, en purificación y ayuno hasta las 17 horas todos los días, cuando comen tortillas y tamales que hacen con maíz que llevan desde sus pueblos.
“Allá se da gracias a los dioses para que ellos permitan hacer la cacería (o recolección) del tutú, sin el permiso no se puede cazar, si lo hacen, vienen las calamidades, un sinfín de males para todos los pueblos del planeta” dijo Haituakame.
Los vehículos han facilitado el transporte de los indígenas, ya que ahora llegan en menos tiempo al lugar sagrado; anteriormente eran hasta tres meses de viaje, “ha cambiado mucho, caminar, era el único medio, pero no cambia nada”, dijo.
El entrevistado también habló sobre la controversia que persiste actualmente por la propiedad de la tierra y la ubicación de industrias mineras en este sitio sagrado.
Dijo que en noviembre pasado se realizó otra reunión entre ejidatarios, empresarios, autoridades y representantes de la etnia, sin llegar a acuerdos, donde lo primordial, afirmó, es frenar la contaminación de la actividad minera.
En tanto, el mara’kame (chamán) huichol, del Cerro de Los Tigres, de Tepic, Eulogio González de la Cruz, expuso que el viaje hacia Wirikuta, en San Luis Potosí, al que van indígenas de Nayarit, tiene el objetivo pedir a los dioses, la disminución de embarazos adolescentes y la deserción escolar.
Eulogio González explicó que el año anterior sus dioses, en el lugar sagrado de Wirikuta, les pidieron que en esta ocasión ofrendaran una bandera con el símbolo de un águila, “para que los niños que están dejando los estudios y que ya no se estén embarazando las niñas”.
El mara’kame, también llamado Muvieri, -su nombre étnico que significa lugar de ancianos, y es el nombre de la vara mágica de los chamanes- partió este fin de semana junto con otras 22 personas, hacia Real de Catorce, haciendo escala en 23 sitios sagrados, y esperan llegar tres días después.
Asimismo, resaltó que a él corresponde guiar a los peregrinos, comunicarlos con los dioses y entender los mandatos, así como presidir las ceremonias, “vamos en agradecimiento por la lluvia y la tierra, la cosecha, nos estamos preparando para ayunar”, afirmó.
El chamán expresó que llevan una serie de objetos rituales como una cola y una máscara hecha con la cabeza de un venado, tambores, sonajas, tambores, jícaras, plumas de águila y un borrego, del que ofrecerán una oreja y lo dejarán libre.
También explicó que luego de recoger el hicuri, lo ofrecen a los peregrinos y autoridades wixaritari, así como a los mara’kames, para que en los sueños se adviertan peligros, “o para que nos digan quienes son los gobernadores, sobre las enfermedades y las curas”.
Ademas señaló que la petición respecto a los embarazos adolescentes, que es una situación que le preocupa a esta etnia, debido a las dificultades económicas y físicas de las menores para sostener a recién nacidos.
Asimismo, declaró que son muchos los casos de deserción escolar, por cuestiones económicas o porque “a los jóvenes no les gusta el estudio”.




Volver arriba