Indignación en Veracruz

Seguirá la protesta de los periodistas tras una ejecución

Familiares y colegas del periodista Gregorio Jiménez durante el velorio que se realizó ayer en Veracruz

MÉXICO (EFE).- Periodistas de Veracruz exigieron ayer “una investigación seria” del asesinato de Gregorio Jiménez, tras acusar a las autoridades de intentar desvincular el crimen de su labor profesional.

El periodista Gregorio Antonio Hernández, amigo de Jiménez, pidió al gobernador de Veracruz, Javier Duarte, que se realice “una investigación seria y no se descarte el trabajo periodístico” como móvil del asesinato.

En declaraciones a la emisora MVS, Hernández lamentó que las autoridades no hayan hablado de la existencia de una línea de investigación vinculada al trabajo periodístico que su compañero venía realizando en los últimos tres meses en torno a una ola de secuestros y ejecuciones en Villa de Allende.

El entrevistado indicó que los periodistas de esa región del sur de Veracruz, donde tienen que utilizar un seudónimo o firmar las notas como redacción para evitar ser asesinados, se sienten indignados e impotentes por la violencia.

“Hasta que cumplan”

“Vamos a continuar en esta lucha, hasta que las autoridades cumplan con su obligación de llevar al cabo una investigación que permita dar con los responsables y garantizar la seguridad de los periodistas. Si no pueden, que renuncien”, expresó.

Sólo durante el mandato de Duarte (2010-2016), del gobernante emanado del PRI han sido asesinados una decena de periodistas en Veracruz.

Jiménez fue hallado muerto anteayer en una fosa clandestina junto con los cuerpos de dos personas: el líder sindical Ernesto Ruiz Guillén y un taxista cuya identidad aún no ha sido revelada por las autoridades. Ambos habían sido secuestrados semanas atrás y el periodista había informado al respecto en Notisur, uno de los diarios para los que trabajaba.

Los tres cadáveres fueron hallados tras la detención de un hombre que admitió su participación en el secuestro y asesinato de Jiménez y señaló a la dueña de un bar como la autora intelectual del crimen a raíz de “diferencias personales” entre vecinos.

La portavoz del Gobierno estatal, Gina Domínguez, declaró ayer a Radio Fórmula que la venganza es hasta ahora “el móvil consolidado”, si bien señaló que la investigación sigue abierta y que aún está pendiente la captura de cuatro personas presuntamente vinculadas con los hechos.

El testimonio del detenido permitió el arresto de cuatro personas, incluida Teresa de Jesús Hernández, la dueña de un bar que supuestamente pagó 20,000 pesos a un grupo de sicarios para que asesinaran al periodista.

La organización Artículo 19 consideró “inaceptable descartar el trabajo periodístico de Gregorio Jiménez como posible móvil de su asesinato” y pidió a las autoridades de Veracruz que “agoten todas las líneas posibles” y garanticen la seguridad de su familia y los medios donde trabajaba.

Señaló que a finales de octubre de 2013, “producto de una investigación periodística, Jiménez fue amenazado por la dueña de un bar donde se cometió el crimen de dos migrantes secuestrados por grupos del crimen organizado que operan en esa región”.La agrupación dijo en un comunicado “tener información que señala que, desde hace poco más de seis meses, un grupo criminal dio la orden de amenazar a medios locales de comunicación del sur de Veracruz, para que éstos no publicaran información sobre sus actividades criminales”.

La Procuraduría General de Justicia del Estado reportó ayer por la tarde que fue capturado Gerardo Contreras Hernández, otro presunto integrante del grupo que plagió y luego asesinó al reportero Gregorio Jiménez.

Violencia | Secuestros

En Veracruz hay indignación tras el hallazgo del cadáver de Gregorio Jiménez.

Saldo de 4 años

Sólo durante el mandato de Duarte (2010-2016), del gobernante emanado del PRI han sido asesinados una decena de periodistas en Veracruz.

“Inaceptable”

La organización Artículo 19 consideró “inaceptable descartar el trabajo periodístico de Jiménez como posible móvil de su asesinato” y pidió que se “agoten todas las líneas posibles” y garanticen la seguridad de la familia y los medios donde trabajaba.




Volver arriba