Imparable el flujo ilegal de armas

A EE.UU. no le interesa poner un freno, advierten

Grupos de autodefensa de Michoacán poseen armamento traído de los Estados Unidos

MÉXICO (EFE).- Expertos en seguridad y tráfico de armas denuncian que no hay avance en cuanto al control de armas provenientes de Estados Unidos y que el tema parece haber desaparecido de la agenda política bilateral.

Pablo Monsalvo, académico de la Universidad Iberoamericana, denunció que durante el mandato de Felipe Calderón no se logró “absolutamente nada, no solamente por ignorancia (…) sino por un alto nivel de corrupción” que tampoco fue combatido.

“¿Cómo es posible que EE.UU. nos meta armas y nosotros, qué estamos haciendo en la frontera para evitar que eso acontezca? Creo que ahí hay una doble penalidad, la de la irresponsabilidad de la ineficacia y de la corrupción”, alertó Monsalvo.

El especialista en seguridad pública considera que la falta de controles efectivos transfronterizos en el trasiego de armas es por cuestiones ideológicas y económicas.

En el primer caso “EE.UU. es un país militarizado” y productor de armamento al que no le interesa frenar una industria que es “uno de los principales sostenes de su economía”.

Además, “es parte de su ideología (…) el tener libertad como parte de sus derechos fundamentales para adquirir libremente armas, y conservarlas y portarlas”.

Monsalvo cree que el asunto será evitado en la cumbre trilateral que se celebrará el próximo 19 de febrero en la ciudad de Toluca con presencia de los presidentes anfitrión, Enrique Peña Nieto; de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper.

Ello a pesar de datos como los revelados en el informe “#No+armas #Nomoreguns” elaborado por dos organizaciones civiles: la estadounidense Fellowship of Reconciliation (FOR) y el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD).

Ambas documentaron 2,921 casos de armas que fueron vendidas en Estados Unidos e incautadas en México entre 2006 y 2010.

El estudio detalla que el 50.3% de las armas incautadas fueron vendidas en Texas, un 29.1% en Arizona y un 3% en California, y que los estados mexicanos donde fueron confiscadas fueron Tamaulipas (21.8%), Sonora (17.8%) y Nuevo León (7%), tres de los fronterizos.

Para Magda Coss, autora del libro “Tráfico de armas en México. Corrupción, armamentismo y cultura de la violencia” (2011), el trasiego de armas entre México y EE.UU. “sigue siendo constante” porque “no se han tomado realmente medidas para blindar la frontera” común.Además este tráfico armamentístico podría incrementarse debido a una mayor demanda del mismo por los grupos de autodefensa, y de la demanda de los grupos criminales ligados al narcotráfico.”Es preocupante que gente que a lo mejor antes no tenía ningún vínculo para armarse, como los empresarios del campo en Michoacán, ahora están dispuestos a armar a grupos de autodefensa”, indicó Magda Coss.Con todo pidió ser cuidadosos en los análisis pues “hay grandes diferencias” en el modo en que están armadas las autodefensas.”Las hay que tienen armamento viejo, de los permitidos para uso rural”, como sucede en la comunidad de Cherán, en Guerrero, y otros “que están surgiendo, no todo el tiempo se sabe realmente cuantos vínculos puedan tener con el crimen organizado”.Sobre la posibilidad de que un mayor control de armas sea abordado por los líderes de Canadá, Estados Unidos y México, Magda Coss se mostró escéptica.”Obama ya le bajó muchísimo al tema del control, que sí lo había impulsado antes de la campaña, pero ahorita dice que no se arregla todo con este tipo de legislaciones, que hay que cambiar también cuestiones de educación y así. Es muy ambiguo”, indicó.Finalmente criticó la actitud del anterior gobierno hacia el de EE.UU. ante un caso tan grave como la “Operación Rápido y furioso”, con la que agentes de ese país introdujeron de forma ilegal en México armas que fueron usadas en crímenes y luego perdieron el rastro de las mismas.”Eso es muy relevante porque no hubo ningún seguimiento ni ninguna respuesta enérgica hacia el gobierno de Estados Unidos”, añadió.




Volver arriba