Herida que no cicatriza

El bullying marca de por vida a dos niños mexicanos

 

Según un estudio, uno de cada tres casos de agresión en el colegio desencadena violencia física. En la foto, niños enfrascados en un pleito

El acoso infantil o bullying, que está en aumento en las escuelas, deja marcas permanentes en dos niños cuyos casos han trascendido a la opinión pública.

En el Distrito Federal, tras una valoración médica, se determinó que Angelina, la joven mixteca agredida en una secundaria de Tepito, sufrió lesiones en el rostro que le dejarán cicatrices visibles.

En Puebla, Antonio López, quien sufrió una golpiza de alumnos de grados mayores de primaria, volvió ayer a un hospital de la ciudad de México para ser sometido a nueva operación que definirá si recuperará la movilidad.

 




Volver arriba