Hallan peligroso material

En el Estado de México detectan el camión robado

VIENA (EFE).- Un camión que salió el lunes de Tijuana con una peligrosa fuente radiactiva usada para tratamiento médico fue robado anteayer en Tepojaco, Hidalgo, y hallado vacío ayer en Huejutla, Estado de México, donde poco después también fue detectado el material.

Por lo peligroso de la sustancia, las autoridades mexicanas informaron del robo al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), según confirmó la agencia nuclear de la ONU en Viena.

El camión transportaba una fuente de cobalto-60 para teleterapia de un hospital de Tijuana con destino a un centro de desechos radiactivos, cuando fue robado en Tepojaco, cerca del D.F.

El hallazgo del vehículo, según publicó “Excélsior”, ocurrió en Huejutla, municipio de Zumpango.

Protección Civil Municipal señaló que vecinos reportaron la presencia de un vehículo con características similares a las que se había reportado como desaparecido, por lo que solicitaron el apoyo de la policía.

Poco después el cargamento también fue localizado abandonado en una zona despoblada, que fue acordonada aunque expertos nucleares aseguraron que no representa riesgo para la población.

Tras el robo anteayer, las autoridades mexicanas comenzaron la búsqueda y emitieron un comunicado para alertar a la ciudadanía.

El robo también encendió luces rojas en EE.UU., pues ese país monitoreaba de cerca la situación en México, aunque el hurto del camión no parecía estar vinculado con terrorismo, de acuerdo con “The New York Times”.

Un funcionario del Pentágono, que habló con la condición de permanecer en el anonimato, dijo que el robo le preocupaba a los EE.UU., “pero no lo intranquilizaba”.

“No hay indicios de que esto esté relacionado con el terrorismo, sino un sencillo robo de vehículo. Se trata de material con grado médico en camino a un lugar de desechos, de modo que ya se deterioró al punto que no sería útil para un arma, aunque cayera en manos de terroristas”, opinó la fuente.

El funcionario afirmó que el Pentágono estaba listo para prestar asistencia, si se la solicitaban, pero anticipó que si EE.UU. ofrecía alguna ayuda probablemente sería por medio del Departamento de Energía y de la Agencia de Protección Ambiental.

Después de los ataques del 11 de septiembre de 2011, EE.UU. emprendió una campaña para asegurarse que el cobalto 60 y otros isótopos usados en la medicina y en la industria estuvieran mejor protegidos contra robos.

El cobalto 60 es uno de los ingredientes citados como posible componente de una “bomba sucia”, una combinación de explosivos convencionales y material radiactivo, que son mucho más efectivas en difundir el pánico que en ocasionar víctimas.




Volver arriba