Zanjan un antiguo lío de tierras

PACHUCA.- Después de 28 años de diferencias por la tierra, la justicia agraria puso fin al conflicto social entre dos ejidos del Valle del Mezquital, El Botho, en el municipio de Cardonal y Rosario Capula, en Ixmiquilpan.

El secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Jorge Carlos Ramírez Marín, atestiguó el convenio de finiquito del conflicto, junto con los actores de esta negociación, que son de las organizaciones Central Campesina Cardenista y la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas; y el magistrado presidente del Tribunal Superior Agrario, Marco Vinicio Martínez, y el gobernador anfitrión José Olvera Ruiz.

Ramírez llamó a las organizaciones involucradas a que hagan producir la tierra en paz social.

“Dijo que siempre es mejor llegar a la concertación, resolver la zozobra y eliminar el conflicto, porque de esta manera el Gobierno de la República y los gobiernos estatales están en condiciones de apoyar con programas productivos al campo mexicano.

Ramírez consideró que la negociación llegó a buenos términos porque las organizaciones antepusieron el interés colectivo al personal, entendieron que la razón de la paz social se impone a los conflictos y que no sólo se pierde dinero y energía, además de que lo más grave en estas diferencias son la pérdida de vidas humanas.El titular de la Sedatu explicó que la tierra es vital y reconoció que falta mucho por hacer, ya que la dependencia tiene inscritos 487 conflictos en el programa de Conflictos Sociales en el Medio Rural (Cosomer), mecanismo que sirve para encontrar soluciones.El secretario Jorge Carlos Ramírez Marín dijo que el objetivo es alcanzar soluciones de buena fe y que no siempre se recurra a la vía económica, porque los conflictos prefabricados sólo consumen el presupuesto que debiera destinarse a los verdaderos problemas.Reiteró que el gobierno de la República, con el Presidente Enrique Peña Nieto, está empeñado en no mantener al campo en un conflicto permanente y, por el contrario, trabajar para elevar la producción en beneficio de los campesinos.Con este acuerdo agrario la CCC podrá producir a partir de ahora en las tierras de ambos ejidos, El Botho y Rosario Capula, toda vez que los integrantes de la Unta cedieron sus derechos mediante la recepción de un finiquito de 19 millones de pesos, que fue pagado por el Gobierno Federal.El gobernador de Hidalgo, José Francisco Olvera Ruiz, reconoció que este acuerdo reconstruyó la paz social del Valle del Mezquital y ahora, dijo, son dos poblaciones hermanadas por el trabajo de la tierra.Por su parte, Marco Vinicio Martínez Guerrero, magistrado presidente del Tribunal Superior Agrario, explicó que han logrado unas 10 mil conciliaciones en los tribunales y aclaró que la vía de solución no implica ganadores ni perdedores.Martha López Ríos, dirigente en Hidalgo de la Unta, reconoció el trabajo de la Sedatu y del gobierno estatal porque, dijo, hechos son acciones, ahora hay que avanzar en la solución de otros conflictos y en los lineamientos que rigen al Cosomer.Al evento asistieron también la subsecretaria de Desarrollo Agrario de la Sedatu, Georgina Trujillo Zentella; el delegado de la dependencia en Hidalgo, Juan Carlos Alva Calderón; el secretario general de la CCC, Max Correa; los responsables del Registro Agrario Nacional (RAN), la Procuraduría Agraria (PA) y de la Comisión para la Regulación de la Tenencia de la Tierra (Corett), entre otros.




Volver arriba