Unidos contra el trabajo de niños

Tres millones de menores trabajan en el país, afirman

Niñas que venden artesanías en Mérida son parte de los 3 millones de menores que laboran en México

MÉXICO (El Universal).- El gobierno federal, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Unicef sacaron la tarjeta roja, en la coyuntura del Mundial de Fútbol, al trabajo infantil y acordaron conjuntar esfuerzos para contrarrestar ese fenómeno, sobre el cual falta mucho por hacer a pesar de los avances en la materia en México, en donde existen tres millones de niños, niñas y adolescentes en esa condición.

En el marco del Día Internacional contra el Trabajo Infantil, que se celebra hoy, Thomas Wissing, director de la OIT para México y Cuba, resaltó que a nivel mundial uno de cada nueve niños trabaja, con 168 millones en total, la mitad de los cuales lo hace en labores peligrosas.

Casi seis de cada diez en agricultura, una cuarta parte en servicio y comercio, 7% en industria e igual porcentaje en trabajo doméstico.

En América Latina el trabajo infantil peligroso sigue persistente, por lo que se requiere un trabajo decidido de toda la sociedad para contrarrestarlo.

En México, de los poco más de tres millones de niños que trabajan, un millón tienen menos de 14 años, y dos millones entre 14 y 17 años.

Del total, dos terceras partes son varones y 30% laboran en la agricultura. Cuatro de cada diez no logran combinar el trabajo y la educación y abandonan la escuela, detalló Wissing en una conferencia de prensa.

En el evento estuvieron presentes, entre otros, Isabel Crowley, representante de Unicef en México, Ignacio Rubí Salazar, subsecretario de Inclusión Laboral de la Secretaría del Trabajo y Joaquín Narro Lobo, director general de Coordinación y Vinculación del Programa Oportunidades.

“Pobres toda su vida”

En el acto, en la sede de la OIT en México, Wissing resaltó que el ingreso de los menores que laboran no es sustantivo para la familia y cada peso que perciben les reduce las posibilidades de tener un mejor ingreso en el futuro, por lo que serán pobres toda su vida, además de que se reduce su desarrollo y posibilidades de un buen trabajo así como la probabilidad de mantener un hogar y tener acceso a una vivienda y vida dignas.

Wissing e Isabel Crowley resaltaron los avances que se han dado en México en la materia, sobre todo en el último año, cuando el Congreso aprobó la reforma para incrementar de 14 a 15 años la edad mínima para laborar, así como la creación de comisiones intersecretariales contra el trabajo infantil en los 31 estados de la República, aunque falta el D.F., al tiempo que subrayaron la trascendencia y buenos resultados que ha tenido el programa Oportunidades.

Para la OIT y Unicef, las citadas acciones permitirán fortalecer las políticas públicas dirigidas a la prevención y erradicación del fenómeno en cuestión y a la protección de la población adolescente.Los organismos internacionales, subrayaron que es necesario que el país avance hacia la construcción de un sistema integral de garantía de derechos para todos los niños, niñas y adolescentes, que más allá de la asistencia social, sea capaz de regir la política nacional de la infancia y de articular y coordinar a los diferentes sectores y ámbitos de gobierno.Esto, con el fin de superar los vacíos y los obstáculos que han impedido a miles de integrantes de este sector en el país, el acceso universa y equitativo a sus derechos, así como dar un salto cualitativo hacia una nueva arquitectura jurídica, institucional, de protección social y de políticas públicas.”OIT y Unicef hacen un llamado a fortalecer la respuesta política en todos los niveles de gobierno y sectores económicos, la cual debe atender las especificidades según la edad y el género. Si bien deben continuarse los esfuerzos en la agricultura, es necesario un nuevo enfoque en otros sectores que evite la transición de las niños y los niños hacia otras ramas de la economía”.”Proteger a las y los adolescentes en los lugares de trabajo implica enfrentar el desafío de fortalecer una política específica de protección y garantía de derechos a este sector de la población”.Para la OIT en este Día Mundial contra el Trabajo Infantil, dedicado este año a la ampliación de la protección social, es necesario en esta premisa, proporcionar apoyo a las familias pobres y asistencia para que puedan hacer frente a los diversos choques.Para lo cual, plante entre otras cosas, programas públicos de empleo, de protección social de la salud, prestaciones de maternidad, apoyo a personas con discapacidad, seguridad del ingreso en la vejez y ayuda para disminuir el desempleo.



Volver arriba