Producción en valle de San Quintín aumenta con sistema hídrico

Producción en valle de San Quintín aumenta con sistema hídrico

 

TIJUANA (Notimex).- El Valle de San Quintín, el centro agrícola más grande en producción de hortalizas y verduras de alto valor en el mercado y de la cual una parte importante se exporta a Estados Unidos, produce más con menos agua que hace 20 años.

El investigador del Departamento de Estudios Urbanos y del Medio Ambiente de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), Alberto Pombo, anotó que los productores agrícolas locales invirtieron más en tecnologías para aprovechar al máximo los recursos hídricos.

Refirió que ante la contaminación en los procesos productivos y haber llegado al límite de la explotación del recurso hídrico, los agricultores concluyeron que era más rentable invertir para tecnificar los cultivos.

Agregó que actualmente Ensenada, al sur de Baja California y donde se encuentra asentado el Valle de San Quintín, atraviesa por una crisis en cuanto a recursos hídricos por la sobreexplotación de los mantos y la poca inversión en alternativas viables.

Debido a que el valle depende en forma total del manto acuífero para la producción, los agricultores reaccionaron con la búsqueda de tecnologías para el aprovechamiento del agua, manifestó el investigador.

Recordó que la zona costa, a donde pertenece San Quintín, se abastece principalmente de acuíferos; a partir de Ensenada hacia el sur del estado, casi toda el agua proviene del subsuelo, en tanto que en Tijuana y Rosarito el agua llega del Río Colorado.

Dichos acuíferos, dijo, ya están presentando síntomas de sobreexplotación y de intrusión salina, tanto en San Quintín, La Misión y Maneadero, de donde se extrae el agua para el municipio de Ensenada.

Empero, por tratarse de una zona con cultivos de alto valor comercial, se optó por producir de una manera más tecnificada, pues la inversión en tecnología es rentable, el tamaño de la zona agrícola ha ido creciendo y el acuífero comienza a agotarse.

Ante el factor económico y la limitante del agua, los cultivos se modernizaron, pasando primero del cielo abierto a malla sombra, y posteriormente se evolucionó al actual invernadero, y en varios casos hidroponía también bajo invernadero, explicó.

Esta evolución en los sistemas hizo que el desperdicio de agua se redujera al mínimo; en el caso de la hidroponía, especialmente, cada gota produce y todos los sistemas invernadero han adoptado el método de ferti-riego, abundó.

Sin embargo, manifestó que aunque aún existen cultivos al aire libre y la tendencia es ir hacia la tecnificación, ‘en los cultivos al aire libre que quedan, la gran mayoría utiliza irrigación de gota’.

Existe otro factor, que es el de la salinización que presenta el acuífero al aire libre, por lo que los agricultores tuvieron que cambiar los cultivos por otros que toleraran más la salinidad, expuso el académico.

Ante dicha salinización cambiaron el cultivo de la fresa, el chile y el tomate al aire libre por la cebolla, siendo este último el producto más cultivado, pues soporta 10 partes por mil de salinidad, añadió.

Ello llevó a que los productores inviertan en la creación de plantas desaladoras para los pozos, que tiene una salinidad entre cuatro y diez partes por mil aproximadamente, con un bajo costo, con desaladoras de osmosis inversa.

Dijo que para aprovechar cada gota, se aplica la combinación de desaladora, invernadero, riego por goteo ‘y si hay posibilidades se aplica el ferti-riego donde se añaden al agua procesada los nutrientes exactos para cada planta, no hay desperdicio’.

 




Volver arriba