Peña Nieto refrenda respeto a la crítica y a la libertad de expresión

MÉXICO (Notimex).— A cien años de su nacimiento, el pensamiento de Octavio Paz ‘nos convoca a seguir trabajando por un México más incluyente en el que se escuche y respete a quienes piensan distinto”, pues esa es una de sus grandes enseñanzas, afirmó el presidente Enrique Peña Nieto.

El mandatario mexicano sostuvo, en ese sentido, que su gobierno respeta la crítica, refrendó el invariable compromiso con la libertad de expresión y el derecho de los mexicanos a ser informados, y ratificó su disposición al diálogo respetuoso para construir un mejor México.

Durante el homenaje al poeta mexicano y Premio Nobel, en ocasión del centenario de su nacimiento, el Ejecutivo federal destacó tres grandes enseñanzas de Paz.

“Las ideas de Paz nos alientan también a seguir construyendo una sociedad de derechos para que todos los mexicanos, sin excepción, disfruten los derechos que reconoce nuestra Constitución”, resaltó en la Biblioteca México que desde hoy lleva el nombre del poeta y político mexicano.

En el recinto, donde se presenta la exposición Octavio Paz: de la Palabra a la Mirada, el jefe del Ejecutivo recordó que para Paz la democracia iba más allá de un sistema electoral.

“La concebía como una convivencia libre y pacífica entre ciudadanos. Veía en este concepto a una sociedad tolerante y abierta, donde se reconoce, al mismo tiempo, la voluntad de la mayoría los derechos de las minorías”, agregó.

Como segunda enseñanza de Octavio Paz, destacó la importancia de respetar la crítica, pues señalaba que la democracia sin libertad de crítica no es democracia.

Ante los premios Nobel de Química, Mario Molina; y de Literatura Jean-Marie Gustave Le Clézio, Wole Soyinka y Derek Altón Walcot, Peña Nieto refrendó en ese sentido el invariable compromiso del gobierno Federal con la libertad de expresión y el derecho de los mexicanos a ser informados.

Peña Nieto dijo que una tercera enseñanza es la importancia del diálogo para construir una mejor sociedad.

“Paz refería que todas las grandes cosas que los hombres hemos hecho han sido hijas del diálogo. Sostenía que la cultura, la civilización, es siempre confluencia de distintas tendencias, confluencia de voces”, recordó.

El mandatario federal dijo que éste es un llamado que siempre será vigente para la humanidad, “siempre debemos buscar y anteponer lo que nos une sobre aquello que nos separa”.

Por ello, aseguró que “desde el Gobierno de la República hemos fomentado el diálogo respetuoso en todos los niveles, convencidos de que la razón y el entendimiento son instrumentos imprescindibles para construir un mejor México”.

“Democracia, libertad de crítica y diálogo son algunas de las grandes convicciones que distinguieron a Octavio Paz a lo largo de toda su vida”, afirmó.

Ratificó la responsabilidad institucional del gobierno de la República, como firme promotor de la cultura, las artes y las humanidades.

En presencia de artistas, académicos e intelectuales, se comprometió a que su administración seguirá alentando el talento de los creadores mexicanos, difundiendo su obra, para enriquecer la cultura nacional.

‘Este gobierno estará siempre cerca de ustedes. Los creadores, escritores, artistas y académicos para nutrirse de sus conocimientos, de sus experiencias y propuestas, pero también para promover y proyectar su talento”, ofreció.

El mandatario federal reiteró sus condolencias por el fallecimiento de la escritora Helena Paz Garro, quien fuera hija del homenajeado, y que ocurrió el domingo.

Además, destacó a Octavio Paz como la mente mexicana más clara, plena y brillante del Siglo XX. “Con su obra proyectó con grandeza el nombre de México en el mundo”.

Frente al titular de Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa y el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, el presidente Peña Nieto resaltó que Paz es el único mexicano que ha sido galardonado con el Premio Nobel de Literatura y, sin duda, el más universal de nuestros pensadores.

En el evento, la actriz Diana Bracho y el poeta Eduardo Lizalde, leyeron fragmentos de las obras literarias de Octavio Paz.

 




Volver arriba