Nuevo reto para México

Atraer inversión no petrolera,el mayor desafío

La reforma a Pemex trae nuevos desafíos. En la imagen, la plataforma West Pegasus  en el Golfo de México

HOUSTON.- El éxito de México en abrir su estancado sector petrolero a la inversión privada 75 años después de nacionalizado dependerá de cuánta autonomía logre ofrecer a las empresas extranjeras, que tienen infinidad de otras opciones alrededor del mundo, dijeron analistas.

El presidente Enrique Peña Nieto, quien consiguió la semana pasada una victoria cuando el Congreso aprobó una histórica reforma energética, espera que empresas extranjeras le ayuden a revertir una década de declive de la producción de la petrolera estatal Pemex y extraer lo que los expertos consideran enormes recursos, informa “Excélsior”.

México fue de los primeros países en nacionalizar su industria petrolera, pero sus esfuerzos de liberalización llegan mucho después que Venezuela, Brasil y Colombia atrajeran más de 100,000 millones de dólares de financiamiento extranjero para nuevos campos en años recientes.

Estados árabes e Irán también compiten por la limitada oferta de capital que las empresa pueden invertir.

Y México tiene además otros desafíos, como la violencia del narcotráfico que supone un riesgo para las empresas extranjeras y una demanda decreciente de su mayor cliente, Estados Unidos, donde la producción en depósitos de esquisto está en auge.

“El problema de la reforma es de oportunidad. México está llegando al menos cinco años tarde con esta reforma”, dijo Roger Tissot, un consultor de energía basado en Canadá. “Las empresas transnacionales tienen sus portafolios copados, por lo que requerirían grandes incentivos para escoger México”.

Grandes petroleras, incluyendo a Chevron y Exxon Mobil Corp, expresaron un amplio apoyo a las reformas, pero las decisiones finales de inversión dependerán de cómo se pongan en marcha las nuevas reglas.

“Si las compañías moverán capital a México desde otras inversiones marginales, no creo que esté todavía claro”, dijo Kenneth Medlock, del centro de estudios energéticos de la Rice University en Houston.

Y hay más variables que podrían pesar sobre los inversores. Por ejemplo reglas poco claras sobre si las petroleras pueden contabilizar las ventas proyectadas en lugar de las reservas en sus balances, si habrá normas de contenido local para compañías de servicios petroleros, si las empresas podrán ser las operadoras cuando se asocien con Pemex y cómo se definirá el modelo de licencias.

“Lo que a los privados les interesa es que no haya la obligación de asociarse con Pemex, siendo el Estado mayoría accionaria, que se pueda disponer libremente de una cuota de exportación o ganancias acorde con la producción para tener margen de maniobra y que un regulador actúe como organismo realmente independiente”, dijo Tissot.

Pero otros dijeron que el hecho de que las reformas dan al Gobierno un amplio margen para elegir qué tipo de estructura de inversión ofrecer, mejora las probabilidades de éxito.

El texto de la ley menciona “servicios, repartición de ganancias o producción, o licencias”, y una opción de pagar a las compañías con un porcentaje de producción obtenido bajo contratos de reparto de producción.Otro factor: el presupuesto de Pemex está bajo presión por una alta carga tributaria, lo que significa que las compañías probablemente deberán asumir el financiamiento para tareas de exploración, claves para reemplazar las reservas menguantes.”Creo que los funcionarios mexicanos saben de la necesidad de competir a escala global para asegurar la inversión”, dijo Pablo Medina, analista de Wood Mackenzie para América Latina.En los últimos meses, los accionistas han presionado a las petroleras de capital abierto para elevar el pago de dividendos incluso si los precios del petróleo caen y los costos aumentan. El gasto de exploración y producción global debe subir un 6 por ciento el próximo año, según un sondeo de Barclays realizado este mes.Eso permite menor flexibilidad a las compañías. Varias han recortado su exposición a países con grandes reservas pero con altos riesgos políticos como Egipto, Nigeria y Argentina. Y en cambio se enfocarán en campos más estables en tierra en Estados Unidos.La firma estadunidense Apache Corp vendió en noviembre parte de su negocio petrolero en Egipto a la china Sinopec y Royal Dutch Shell PLC se ha ido retirando gradualmente de Nigeria.Sin embargo, la geología y geografía podría estar a favor de México.El país está cerca de tres campos petroleros estadounidenses altamente productivos y su cercanía con Estados Unidos significa que decenas de compañías de servicios en tierra y mar cerca o dentro de la costa del Golfo de México podrían establecerse en el país.Los llamados campos elefantes están en las prolíficas aguas profundas del Golfo de México de Estados Unidos y hay grandes probabilidades de hallazgos similares en aguas mexicanas, según los geólogos.Pemex ha perforado apenas 25 pozos en aguas profundas, cinco de ellos en el elogiado sector de Perdido cerca de la frontera. De ellos, cinco fueron declarados económicos, según Medina. Esa es una pequeña fracción de los pozos perforados en aguas estadounidenses.Además, dos yacimientos de esquistos en Texas, Eagle Ford y la cuenca Permian, lindan con la frontera mexicana. Cada uno produce más de 1 millón de barriles de petróleo al día.No obstante, la seguridad sigue siendo un problema. Más de 80,000 personas han muerto desde que el ex presidente Felipe Calderón empezó a perseguir a los carteles de narcotráfico a inicios del 2007. Y los secuestros son algo común.Eso forzaría a las compañías a pagar a sus trabajadores montos adicionales por trabajar en condiciones de riesgo o contratar personal de seguridad, lo que eleva los costos.”¿Hay gente involucrada en Eagle Ford que querrá cruzar la frontera al sur?”, dijo Medlock, de la Rice University. “Quizás no, debido a grandes preocupaciones de seguridad”.

Pemex | Inversión

El éxito de México en abrir el sector petrolero dependerá de la autonomía a las empresas extranjeras.

Declive

De acuerdo con especialistas, México espera que las empresas extranjeras le ayuden a revertir una década de declive de la producción de la petrolera.

Tarde

Otro punto en contra es que la reforma energética llega mucho después que Venezuela, Brasil y Colombia atrajeran más de 100,000 millones de dólares de financiamiento extranjero para nuevos campos en años recientes.

Riesgo

México tiene además otros desafíos, como la violencia del narcotráfico, que es un riesgo.




Volver arriba