Moreira, “el único autor”

Defensa paternal del ex tesorero de Coahuila detenido

MÉXICO.- Un día después de que el gobierno de Estados Unidos dio a conocer el encausamiento contra Javier Villarreal Hernández, tesorero de Coahuila durante el gobierno de Humberto Moreira, el padre de aquél, Héctor Javier Villarreal García, afirmó que el único autor del “megafraude” en esa entidad es el ex gobernador.

“Mi hijo es inocente, de eso no me cabe duda. Aquí el único responsable es Moreira. Él era el gobernador, él es el autor de todo esto”, señaló en una entrevista con el diario “El Norte” que reproduce el semanario “Proceso”.

De acuerdo con el padre de Villarreal Hernández, acusado formalmente en Estados Unidos de tráfico de drogas, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, su hijo fue utilizado por Moreira para salir librado del desvío de millones de pesos del erario que realizó durante su período como gobernador entre 2008 y 2011.

“Todo esto lo fabricó Moreira para responsabilizar a Javier, por eso el juez segundo de lo penal y el Ministerio Público de Coahuila armaron el caso de esta manera, sin fundamento legal”, subrayó Villarreal García, quien se dijo sorprendido por la noticia de la entrega de su hijo.

con quien aseguró no tenía contacto desde hace mucho. “Él vivía en Estados Unidos, casi no hablábamos”, precisó.También se refirió al vídeo difundido el año pasado, en el que Sergio Fuentes, uno de los colaboradores de Moreira, asegura que el ex gobernador no estaba enterado del fraude.”Fue una fabricación para mentirle a los coahuilenses, porque después de ese vídeo, apuntó, Moreira protegió a Fuentes y ahora “anda perdido”.Insistió: “Ellos son los culpables, no mi hijo”.

De igual manera, acusó a la Procuraduría General de Justicia de Coahuila de mantener acusaciones sólo contra dos de los cinco involucrados, entre ellos su hijo, pues a casi todos, agregó, se les retiró el auto de formal prisión.

Villarreal Hernández se entregó el miércoles pasado a las autoridades estadounidenses en la ciudad de El Paso, Texas.

Conspiración

Al ex colaborador de Moreira se le acusa en Estados Unidos “por su papel en una conspiración para lavar dinero”, se advierte en el encausamiento, en el que se señala como parte acusadora al fiscal federal Robert Pitman; al agente de la DEA, Steven Whipple; al agente federal de Recaudación Tributaria (IRS, por su sigla en inglés) de la división en Houston, Steve McCollough, y a Janice Ayala, agente especial de investigaciones del Departamento de Seguridad Interior.

La acusación contra el ex tesorero sostiene que “desde enero de 2008, Villarreal Hernández y otros llevaron al cabo operaciones financieras que involucran ganancias provenientes de actividades ilegales (narcotráfico)”.

El gobierno de Barack Obama lo acusa de beneficiarse de los créditos provenientes de la venta, distribución e importación de sustancias controladas.

El encausamiento también señala como cargo formal el “cohecho de funcionarios públicos, enriquecimiento ilícito con dinero del erario y fraude por medio de transacciones bancarias electrónicas”.

La parte acusadora indica que como parte de sus actividades criminales, Villarreal Hernández transfirió a Estados Unidos el dinero adquirido por medio del lavado de dinero procedente de la venta de sustancias ilegales, “con el propósito de camuflar la naturaleza, origen y propiedad de estos recursos”.

Antes de entregarse, el ex funcionario coahuilense evadió la justicia en dos ocasiones. La primera en Saltillo, el 28 de octubre de 2011, cuando luego de pagar una fianza de 10 millones de pesos salió de la cárcel y huyó.La segunda fue el 1 de febrero de 2012 en el condado de Smith, en Taylor, Texas, a unos 160 kilómetros de Dallas, donde fue detenido junto con su esposa, María Teresita Botello, por una falta de tránsito y porque su camioneta no traía placa delantera. Al registrar el vehículo las autoridades encontraron más de 67 mil dólares, por lo que ambos fueron remitidos a la cárcel local bajo cargos de lavado de dinero. Villarreal y su esposa fueron liberados cinco días después. Desde entonces se desconocía su paradero, hasta que ayer él mismo se entregó a la justicia de EU.Además de la casa en el fraccionamiento Villa Bonita, al norte de Saltillo, con valor superior a 1 millón de pesos, el ex tesorero de Coahuila adquirió más de 12 propiedades en Texas, valuadas en 25 millones de dólares, y transfirió a Bermudas varios millones de dólares.Sus propiedades y los 2.2 millones en la cuenta de Bermudas fueron asegurados por el gobierno de Estados Unidos.En declaraciones al diario Vanguardia, el abogado defensor de Javier Villarreal, Michael J. Wynne, advirtió que recuperará las propiedades que le incautaron a su cliente.”Mi cliente es inocente y peleará los cargos en su contra”, sentenció. “No puedo decir más que eso”, dijo Michael J. Wynne, socio de la legendaria firma de abogados McDermott Will & Emery LLP, fundada en 1934 en Chicago.Desde su oficina en Houston, el abogado del ex colaborador de Moreira se especializa en la defensa de criminales de “cuello blanco” e investigaciones corporativas, trabajo por el que gana más de 400 dólares la hora.Wynne fue abogado asistente de Estados Unidos en el Distrito Sur de Texas durante 11 años, donde ganó en numerosos casos de lavado de dinero y corrupción pública.También manejó investigaciones en EU y el extranjero para el Departamento de Justicia, incluyendo apelaciones civiles y criminales, y lavado de dinero, entre otras.

Coahuila | Corrupción

Villarreal Hernández se entregó el pasado miércoles a las autoridades estadounidenses.

Evadió la justicia

La primera evasión ocurrió en Saltillo, el 28 de octubre de 2011, cuando luego de pagar una fianza de 10 millones de pesos salió de la cárcel y huyó.

Detención en pareja

La segunda evasión fue el 1 de febrero de 2012 en el condado de Smith, en Taylor, Texas, donde fue detenido junto con su esposa, María Teresita Botello, por una falta de tránsito y porque su camioneta no traía placa delantera.

Dinero ilegal

Al registrar el vehículo las autoridades encontraron más de 67 mil dólares, por lo que ambos fueron remitidos a la cárcel local bajo cargos de lavado de dinero. Villarreal y su esposa fueron liberados cinco días después.




Volver arriba