Mensajes confusos

Mensajes confusos

Se contradice en vídeos un líder de los autodefensas

El desarme ayer a autodefensas de Apatzingán a cargo del Ejército

MÉXICO (EFE).- Dos declaraciones contradictorias José Manuel Mireles Valverde, uno de los principales dirigentes de los grupos de autodefensa de Michoacán, han sembrado mayor confusión al conflicto que se vive en ese Estado, en tanto crece la tensión en la región.

En dos vídeos sucesivos difundidos anteanoche y la madrugada de ayer aparece José Manuel Mireles, quien hace en el primero un llamado para que los miembros de los grupos de autodefensa regresen a sus lugares de origen, pero en el segundo, difundido por la madrugada, rechazó esa posibilidad.

En los dos vídeos Mireles aparece con las mismas ropas y aparentemente desde el mismo lugar. Las grabaciones fueron difundidas después que el gobierno hiciera un llamado a los grupos de autodefensa para que abandonen las armas y vuelvan a sus comunidades de origen.

En el primer vídeo Mireles dice que en “el Consejo General de Autodefensas y Comunitarias del estado de Michoacán (…) nos apegamos a las reglas señaladas en el día de hoy (…) y aceptamos regresar a nuestras comunidades de origen y reincorporarnos a nuestras actividades cotidianas”..

En el segundo dice que “no he autorizado el desarme de nadie (…). Yo no puedo autorizar o desautorizar. Solamente el consejo en pleno tenemos que decidir. No estoy a favor del desarme ni mucho menos”.

Además, en una declaración ante un reducido grupo de periodistas que fueron convocados anteanoche en medio de fuertes medidas de seguridad, Mireles se expresó en los mismos términos del segundo vídeo que se difundió.

En el transcurso del día de ayer no se dio alguna explicación sobre las contradicciones y aunque se mencionó la posibilidad de que el primer vídeo hubiera sido editado por Televisa, quien la difundió, la declaración es clara y no se veía que Mireles fuera forzado para expresarse en esos términos.

Una persona que en días pasados dijo ser portavoz de Mireles no pudo ser contactada por Efe, a pesar de las reiteradas llamadas a su teléfono móvil, que tampoco devolvió.

En su segunda declaración, en la que negaba todo lo que dijo anteriormente, Mireles además se queja de que su grupo o él personalmente tienen “muchas necesidades económicas” y comienza a referirse a cuentas bancarias.

“Las únicas cuentas autorizadas son las que tú les des, las que les dé mi hijo Alex. Son las únicas cuentas que vamos a manejar”, dice en el segundo vídeo a la mujer que le hizo las preguntas en la declaración.

“No quisiera que especularan a mi nombre.

“Los que sí me quieren ayudar ven que hay una cuenta grande, y yo no la veo y no la conozco”, insiste el dirigente de los grupos de autodefensa, sin aclarar el motivo de la expresión.

Las declaraciones contradictorias se dieron en momentos en que en Michoacán efectivos federales comenzaban una ofensiva en algunos lugares para desarmar a los autodefensas.

Otro dirigente de estos grupos de civiles, Estanislao Beltrán, pidió no hacer caso a la confusión porque Mireles “está desconectado de la realidad”. “Ahorita no es creíble”, agregó en declaraciones a la emisora MVS.

El papel de Mireles comenzó a sembrar dudas a raíz de su accidente aéreo por los contactos que pudo tener antes de ese viaje en avioneta. Algunas versiones indicaban que antes de accidentarse había salido de Guadalajara.”Los Caballeros Templarios”, el cártel que combaten los grupos de autodefensa, acusan a los líderes de estas organizaciones de estar al servicio de un cártel rival, el de Jalisco “Nueva Generación”, que tiene su base en el estado de Jalisco, cuya capital es Guadalajara.Mireles, en cambio, en las declaraciones que hizo anteanoche, aseguró que cuando se accidentó la avioneta se desplazaban dentro de municipios de Michoacán, e insistió en que jamás se desplazó a Guadalajara.Beltrán, que dijo ser “muy amigo” de Mireles, señaló que este último había mantenido contactos con “un alto mando” no identificado antes de su accidente, pero prefirió no dar detalles al respecto ni identificar a esa “equis persona”.




Volver arriba