Gobierno y autodefensas de Michoacán acuerdan desarme desde el lunes

MORELIA, Michoacán (EFE).- Autoridades mexicanas y líderes de los grupos de autodefensa que operan en el suroccidental estado de Michoacán pactaron hoy el calendario para el desarme de esas agrupaciones civiles, que deberá comenzar el próximo 28 de abril y concluir a más tardar el 10 de mayo.

En una reunión realizada en la sede de la 43 Zona Militar en el municipio de Apatzingán, región de Tierra Caliente, los líderes de los grupos de autodefensa firmaron el acuerdo para el desarme.

El encuentro fue encabezado por Alfredo Castillo Cervantes, comisionado federal para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, así como por Estanislao Beltrán y José Manuel Mireles, los dos principales líderes de las autodefensas.

Se acordó que los miembros de esas agrupaciones entregarán a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) los rifles de asalto y demás armas prohibidas a civiles por la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, mientras que pistolas de bajo calibre podrán ser registradas para posesión, mas no para portación.

En el caso del registro, los interesados deberán presentar la pistola con dos balas, a fin de someterla a pruebas de balística para determinar si ha sido utilizada en homicidios u otros delitos.

Además, 516 miembros de los grupos de autodefensa se han registrado para formar parte de lo que será el nuevo Cuerpo de Guardias Rurales, que dependerá de la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán.

Los grupos de autodefensa surgieron el 24 de febrero de 2013 en Michoacán para enfrentar a la organización criminal de los Caballeros Templarios, dedicada a extorsiones, secuestros, homicidios, y producción y tráfico de drogas naturales y sintéticas, entre otros delitos.

En enero de 2014, el Gobierno federal nombró al comisionado Castillo para buscar el desarme de estas agrupaciones y asumir la dirección de los operativos contra líderes “templarios”.

En febrero, militares de la Marina abatieron en Michoacán a Nazario Moreno González, alias “el Chayo”, máximo líder de la organización criminal, y en marzo fue abatido en el estado de Querétaro Enrique Plancarte Solís, “el Kike”, segundo al mando de la banda.

El Gobierno Federal capturó además a Dionicio Loya Plancarte, alias “el Tío”, número tres en la línea de mando y tío de Plancarte Solís.

El Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto ha identificado a Servando Gómez Martínez, alias “el Profe” o “la Tuta”, como sucesor de Moreno González al frente de la banda, y ofrece una recompensa de 30 millones de pesos (2,3 millones de dólares) por informes que conduzcan a su captura.

Fuerzas federales y grupos de autodefensa buscan a Gómez Martínez en cuevas de la Sierra Madre del Sur, entre los municipios michoacanos de Tumbiscatío y Arteaga.




Volver arriba