Fija SCJN límites a la figura jurídica de concesión

MÉXICO (Notimex).— Las concesiones de servicios públicos son constitucionales, pero hay ciertas actividades inherentes al servicio público que no pueden ser concesionadas, trasladadas o transferidas a particulares, estableció la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Por ello, en cada caso donde esté de por medio una concesión debe distinguirse lo que el Estado puede delegar y lo que no debe delegar, para verificar si es apegada a la Constitución y a la ley, subrayaron los ministros.

A partir de estas consideraciones el pleno de la SCJN resolvió la acción de inconstitucionalidad 13/2013 promovida por la Comisión de Derechos Humanos de Morelos contra los Poderes Legislativo y Ejecutivo, por haber aprobado los artículos 11 y 25 de la Ley de Ingresos del Municipio de Cuautla.

En tales normas se regula la concesión y operación de ‘estacionómetros’ o parquímetros, que permitían a empleados de la empresa concesionaria realizar actos de autoridad como inmovilizar vehículos o retirarles una de las placas, como forma de garantizar el pago de la multa respectiva, una parte de la cual va a los bolsillos de la concesionaria.

Durante el debate los ministros se pronunciaron por la validez del artículo 11 que regula la posibilidad de concesionar el servicio de tránsito a un particular a través de la creación de un fideicomiso, y desecharon el argumento de la Comisión Estatal de Derechos Humanos que sostenía la imposibilidad jurídica de concesionar servicios públicos.

Los ministros recordaron que en el orden jurídico nacional desde el Artículo 28 constitucional se crea y regula todo un sistema de concesiones y restricciones que permite al Estado concesionar determinados tipos de funciones y servicios.

El ministro José Ramón Cossío recordó, por ejemplo, que en los aeropuertos es personal privado de las empresas concesionadas el que realiza los actos de molestia, como revisar a personas y a equipaje, que en principio deberían estar realizando servidores públicos.

El tema de la concesión para la construcción y operación de prisiones y centros de reclusión ya está en la opinión pública y seguramente llegará a la SCJN, por eso es necesario tener claro para votaciones futuras lo que es concesionable y lo que no es, recalcó.

En el caso de la acción de inconstitucionalidad resuelta este martes, los ministros estuvieron de acuerdo en que el servicio público de tránsito sí es concesionable, pero determinar una infracción, garantizar su cumplimiento e imponerla corresponde exclusivamente a la autoridad, por ser actos que no pueden ser concesionados.

En razón de lo anterior, aunque con una mayoría de ocho votos a dos, por cuestión de matices, declararon la inconstitucionalidad del Artículo 25 de la Ley de Ingresos del Municipio de Cuautla.

El mismo permitía a los empleados de la empresa concesionaria inmovilizar los autos o quitarles alguna de las placas, para garantizar el pago de las multas que, además, redundaban en su propio beneficio, como hizo notar el ministros Fernando Franco González.

Los actos de molestia que implican el imperio del estado sólo pueden ser realizados por servidores públicos, resumió la ministra Olga Sánchez Cordero.

En este sentido, los empleados de la concesionaria ya no podrán seguir realizando ese tipo de actos, de ser necesario tendrán que avisar a un servidor público municipal para que sean ellos los que lo realicen.

Durante la misma sesión se resolvió la controversia constitucional 15/2013, promovida por el municipio Ayala contra los poderes Ejecutivo y Legislativo de Morelos, por la reducción de 25 a 20 por ciento del monto de las participaciones federales que distribuye el gobierno estatal.

Por unanimidad de votos, el pleno determinó sobreseer la controversia al considerar que las premisas en que se basaba no eran ciertas y ratificó la validez de los decretos relacionados con este asunto, publicados en el periódico oficial ‘Tierra y Libertad’.

En el mismo sentido y por razones similares se sobreseyeron también las controversias constitucionales promovidas por los municipios Tepoztlán y Puente de Ixtla, también de Morelos.




Volver arriba