EPN presenta informe en relativa calma, pero con desgaste de imagen

EPN presenta informe en relativa calma, pero con desgaste de imagen

 

MÉXICO (EFE).- El presidente Enrique Peña Nieto envió hoy al Congreso su segundo informe de gobierno centrado en sus reformas estructurales, en un ambiente marcadamente menos tenso que el año pasado si bien con un desgaste de su nivel de aprobación entre los mexicanos.

El secretario de Gobernación (Interior), Miguel Ángel Osorio, fue el encargado de entregar al Congreso el legajo de 571 páginas en una ceremonia protocolaria en la que llamó al Legislativo a seguir privilegiando la búsqueda de acuerdos que permitieron sacar adelante las reformas.

El informe, recibido por el presidente de la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles, contiene los resultados de los programas y acciones impulsadas por el Gobierno desde el 1 de septiembre de 2013 al 31 de agosto pasado.

Aureoles, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), dio la bienvenida a Osorio como “representante del presidente” Peña Nieto, cuyo triunfo en los comicios presidenciales del 1 de julio de 2012 no fue reconocido por su agrupación.

Luego de señalar que legisladores harán un análisis “exhaustivo” del documento, afirmó que “en el país son cada vez más las voces que se alzan para pedir menos sectarismo y más visión de Estado”, y llamó a “fortalecer cada vez más los lazos de comunicación entre los Poderes de la Unión”.

El tono de la ceremonia contrastó con el registrado durante la entrega del primer informe hace un año, cuando la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) realizaba multitudinarias manifestaciones en Ciudad de México contra la reforma educativa promulgada en febrero de 2013 por Peña Nieto.

Entre los puntos de la reforma y sus leyes reglamentarias más criticados por la agrupación gremial está un sistema de evaluación profesional para la contratación, permanencia y promoción del personal docente, algo inexistente hasta entonces en la educación pública mexicana.

Antes de la entrega del informe el año pasado llegaron a las inmediaciones de la Cámara baja diversos grupos de manifestantes, incluyendo a entre 4.000 y 10.000 miembros de la CNTE, que se toparon con unos seis mil agentes policiales que resguardaban el recinto.

Durante su avance hacia la sede legislativa, alrededor de un centenar de jóvenes, muchos de ellos embozados y que se identificaron como “anarquistas”, chocaron en diversas ocasiones con miembros del cuerpo de granaderos de la policía capitalina.

Durante la ceremonia de este lunes también hubo manifestaciones, pero de mucho menor escala y sin que se produjeran incidentes de violencia. Fueron poco menos de medio millar de participantes, según cifras del Gobierno capitalino.

Organizaciones de campesinos, maestros y electricistas, entre otras, realizaron protestas en avenidas de Ciudad de México, así como en las inmediaciones del recinto legislativo, contra el informe de Peña Nieto.

“Este día no es de fiesta, es de lucha y protesta” y “No a las reformas estructurales” eran algunos de los lemas coreados por los manifestantes, que también colocaron ataúdes y cruces para evocar a los 49 niños fallecidos en el incendio de la guardería ABC en Hermosillo, Sonora, en junio de 2009.

En el informe de este año, Peña Nieto destacó la importancia de cinco reformas estructurales impulsadas en el campo económico para “apuntalar” la productividad y el crecimiento del país en el largo plazo.

El documento alude a la aprobación de las reformas en las materias de telecomunicaciones, competencia económica, energética, financiera y fiscal, así como de sus leyes reglamentarias.

En el campo de la seguridad, asevera que la estrategia del Gobierno ha permitido reducir los índices delictivos y de violencia en el país, y cita una disminución de 15,4 % en la cifra de homicidios dolosos de septiembre de 2013 a julio de 2014.

No obstante el ambiente general de civilidad que marcó la entrega del documento al Congreso, el PRD afirmó que el presidente mexicano está “reprobado” tras casi dos años de gestión.

“Prácticamente todas las encuestas hablan de que la gente no está conforme; toda la expectativa que desplegó Peña Nieto en su campaña en 2012 ha quedado en mera demagogia”, dijo el presidente del PRD, Jesús Zambrano.

En coincidencia con las declaraciones de Zambrano, la firma Mitofsky divulgó el resultado de una encuesta que revela una caída en el nivel de aprobación de Peña Nieto a 46,9 % en el último trimestre desde el 48,7 % registrado en mayo pasado, cuando repuntó 1,1 puntos respecto al nivel de febrero.

Con ello, la aprobación ciudadana respecto a la gestión presidencial reanuda la tendencia a la baja que había mantenido desde mayo de 2013, cuando alcanzó el nivel máximo de su Gobierno, iniciado en diciembre de 2012, con 57,3 %.




Volver arriba