El príncipe Felipe se suma a la recepción que Peña Nieto ofrece a los Reyes

MADRID (EFE).— El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, animó hoy a construir “una hermandad todavía más profunda y cercana” con España y agasajó a los reyes con la actuación musical de un mariachi en la recepción que les ofreció en el Palacio de El Pardo, a la que se sumaron el príncipe heredero, Felipe, y su esposa Letizia.

Tras presidir en el Palacio Real la reunión de los patronatos de la Fundación Príncipe de Asturias, Felipe y su esposa Letizia se trasladaron al Palacio de El Pardo para asistir a la recepción ofrecida por Peña Nieto y su esposa, Angélica Rivero, que constituye la última actividad oficial del presidente de México durante su visita de Estado a España.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acompañado por su esposa, Elvira Fernández, y siete de sus ministros figuraban entre los casi 300 invitados a esta recepción, junto a representantes de la vida política, judicial, económica, cultural y social de ambos países, entre ellos el exjefe del Ejecutivo Felipe González y el tenor Plácido Domingo.

Después de que los reyes, Peña Nieto y la primera dama de México saludaran a todos los invitados y antes de que diera comienzo la cena, una vez llegados los Príncipes, el presidente mexicano pronunció unas breves palabras de agradecimiento “a las muestras de afecto y la espléndida hospitalidad” mostrada por don Juan Carlos y doña Sofía.

En “un momento histórico para España”, a falta de pocos días para la proclamación del nuevo rey Felipe VI, Peña Nieto quiso rendir tributo a la convivencia entre ambos países fomentada por Juan Carlos y Sofía con la actuación de un mariachi durante esta recepción en honor de los Reyes.

Así, presentó la interpretación de “un artista mexicano que ya tiene prestigio ganado como tenor” y explicó que ofrecía esta actuación en reconocimiento “a la amistad, al cariño, al afecto entrañable” que “invariablemente” han mostrado a su país los reyes Juan Carlos y Sofía.

Con esta recepción en el Palacio de El Pardo, el lugar en que residen durante su estancia en Madrid, Peña Nieto y la primera dama mexicana corresponden a la cena de gala que ofrecieron anoche en su honor en el Palacio Real Juan Carlos y Sofía, acompañados por los Príncipes.

Durante el brindis en el Palacio Real, Peña Nieto elogió a Juan Carlos I como “líder visionario que se atrevió a abrir España al mundo” y “entendió Iberoamérica como oportunidad y destino”, al tiempo que destacó la relación cercana de “respeto y afecto mutuos” que le une al futuro Felipe VI, de quien destacó que está en condiciones de “asegurar la estabilidad y la unidad de España”.

El presidente mexicano, protagonista de la primera visita de Estado que recibe España desde abril de 2011, trasladó asimismo al monarca, en este “momento histórico”, la gratitud y reconocimiento del pueblo mexicano, según recalcó hoy tras entrevistarse en el Palacio de la Moncloa con el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy.

Además de esta reunión con Rajoy y una visita al Congreso de los Diputados, la segunda jornada de Peña Nieto en Madrid ha permitido completar la firma de una veintena de acuerdos bilaterales que favorecerán la cooperación en ámbitos como los transportes, las comunicaciones, la energía, la promoción de las inversiones, el turismo y el apoyo a las pequeñas y medianas empresas.

En palabras de Peña Nieto, se trata de actualizar con esta visita de Estado la asociación estratégica hispano-mexicana para dotarla de nuevos contenidos, con el objetivo de dar “un nuevo impulso al amplio diálogo político”, al comercio, las inversiones y el turismo, sin olvidar la cooperación científica, educativa, cultural, de defensa y judicial.




Volver arriba