Dispuesto a contribuir

Ebrard defiende el trabajo de la línea 12 del Metro

Una vista del panorama que se vivió en el segundo día del cierre parcial de la Línea 12 del Metro, la ciudadanía espera abordar el servicio del metro en la estación Atlalilco, donde se formaron largas filas

MÉXICO (EFE).- El ex jefe de gobierno del Distrito Federal Marcelo Ebrard afirmó ayer que está dispuesto a “dar la cara” para ayudar en la investigación de las fallas registradas en la línea 12 del Metro, que esta semana obligaron a suspender el servicio en doce estaciones.

“Estoy en la mejor disposición de contribuir, tengo copia de muchos documentos del proceso de construcción de la Línea para contribuir a esclarecer (lo sucedido)”, declaró a la emisora MVS.

Ebrard rechazó que se esté “lavando las manos” en este asunto y que la inauguración de la obra, el 30 de octubre de 2012, se haya realizado con fines electorales o políticos, debido a que “ya había pasado el proceso electoral”.

“Es falso” que la Línea 12 del Metro se inauguró con prisas o antes de haber sido concluida, aseveró el ex jefe del gobierno del Distrito Federal.

Por el contrario, añadió, los tiempos se fueron alargando “en función de diversas circunstancias a lo largo de la construcción de la línea”.

Insistió en que ésta se inauguró cuando se tuvo la certificación de uno de los consorcios internacionales más importantes del mundo para garantizar que estuviera de acuerdo con lo establecido.

“Los trenes fueron diseñados por las especificaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro, y toda la ingeniería básica se desarrolló de acuerdo con el Proyecto Metro, todo está documentado”, aseguró.

En esta obra, dijo Ebrard, participó “un equipo técnico muy grande, que puede dar una explicación detallada. Eran 29 equipos de trabajo, desde el Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC)”, cinco empresas nacionales, la Universidad Nacional Autónoma de México y el Politécnico, “que participaron en propuestas específicas”.

Las autoridades capitalinas suspendieron el miércoles la operación de 12 de las 20 estaciones de la Línea 12 por fallos estructurales de desniveles, alta vibración y desgaste que, según el consorcio constructor, fueron causados por una incompatibilidad entre la vía y los trenes.La empresa española Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), que es la proveedora de los trenes, señaló que las unidades se ajustan a las especificaciones técnicas de las autoridades capitalinas y operan “perfectamente bien”.

“Durante todo el proceso de diseño, fabricación y entrada en servicio, fuimos acompañados y avalados” por el STC, organismo del del Gobierno capitalino que opera el Metro, dijo el miércoles a Efe el director comercial de CAF México, Román Aragón.Dicha línea, la más grande del Metro capitalino, requirió una inversión de 1,700 millones de dólares, tiene una longitud de 25.1 kilómetros y transporta diariamente a unos 400,000 pasajeros, según cálculos oficiales.




Volver arriba