Denuncia un violento cateo

Agente regresa y le da mil pesos para arreglar una puerta

Las denuncias por cateos violentos son frecuentes contra policías federales. En la foto, un evento

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, Chiapas (El Universal).- Agentes de la Procuraduría General de la República irrumpieron en la vivienda del poeta y periodista cultural Javier Molina donde derribaron una puerta para catear el domicilio por presunta búsqueda de droga, denunció el agraviado.

El escritor, que reside en esta ciudad, informó que los policías federales y el agente del Ministerio Público identificado como Miguel Zúñiga se retiraron del domicilio después de que revisaron la vivienda y no encontraron la supuesta droga.

Molina relató que el agente del Ministerio Público regresó luego al domicilio y le entregó la cantidad de mil pesos “para que arregle la puerta”.

Le aseguró además que portaba una orden de cateo girada por un juez federal, pero no le exhibió ningún documento ni se lo dio a leer.

El agraviado denunció que el hecho ocurrió hacia las 6:30 horas del pasado lunes.

“Me despertaron fuertes golpes en la puerta de mi cuarto. Al preguntar quién era me contestaron que policías federales; no se identificaron pero iban uniformados. Eran cuatro más el agente del Ministerio Público”, detalló.

Derriban una puerta

Para llegar a su cuarto los uniformados derribaron la puerta de entrada, que está después de un patio, y una puerta más que abrieron sin tirarla hasta que llegaron al acceso de la habitación.

Molina dijo que los agentes tocaron la puerta al grito de: “Policía Federal, abran”. El poeta, de 71 años, señaló que los policías le dijeron que vendía una droga, pero no le especificaron cuál.

“Al agente del Ministerio Público le enseñé mi credencial de ‘La Jornada’ y una revista, le expliqué mi trabajo; me dijo que me presentara a la oficina para aclarar mi asunto”, dijo.

Minutos después el agente del Ministerio Público, acompañado de un informador, regresó y le indicó: “Ya como humano le doy este dinero (mil pesos) para que arregle la puerta”, y se retiraron.




Volver arriba